Clara Ponsatí: "Hubiera hecho muchas cosas de manera diferente"

Anuncios

Edimburgo (AFP)

Clara Ponsatí, la que fuera ministra de Educación del gobierno regional catalán de la fallida proclamación de independencia en octubre de 2017, dijo este miércoles a la AFP que hubiera hecho las cosas de "manera diferente".

Al mismo tiempo, esta profesora de la escocesa Universidad de Saint Andrew, sujeta a un proceso de extradición a España, atribuyó parte de lo ocurrido a que España es "una democracia fallida" y cree que los independentistas escoceses no hubieran sido perseguidos por la justicia de haber organizado un referéndum sin la aprobación de Londres.

La académica de 61 años habló con la AFP aprovechando la visita a Edimburgo del presidente catalán, Quim Torra, que se reunirá este miércoles con la jefa del gobierno escocés, la también independentista Nicola Sturgeon.

"Hubiera hecho muchas cosas de manera diferente, pero cuando me uní al gobierno [en julio de 2017] la estrategia estaba mayormente decidida, y creo que era una buena estrategia", recordó.

Sin embargo, "hubo indecisión, o confusión, o dificultades" a la hora de responder a la reacción "muy dura" de "las autoridades españolas", refiriéndose a la respuesta policial al referéndum de independencia del 1 de octubre y al encarcelamiento de varios líderes independentistas.

"En España estamos en una democracia. Obviamente, no en una democracia que funcione bien, pero es una democracia, y sabe, uno esperaría que las cosas que vimos el 1 de octubre, y lo que vemos ahora con los presos políticos (...), no debieran ocurrir en democracia"

- "No estoy en la cárcel" -

En contraste, cuando se le pregunta si la primera ministra escocesa sería perseguida por la justicia en un caso similar, respondió tajantemente "no".

"Porque el Reino Unido es claramente una democracia donde el derecho a la autodeterminación de los escoceses y de otras naciones del reino es reconocido y respetado", argumentó.

Escocia organizó un referéndum de independencia en 2014 con el beneplácito del primer ministro británico, David Cameron -ganó el "no"-, pero Theresa May despachó con un "no es el momento" la demanda de Sturgeon de un segundo plebiscito por la salida británica de la Unión Europea (UE).

En un acto reciente en Escocia, Ponsatí dijo que los dirigentes independentistas "jugaron al póker e iban de farol", unas declaraciones que causaron polémica.

"Se sacaron de contexto", se defendió, antes de admitir: "tenemos que reconocer que el Parlamento aprobó la ley del referéndum, y la ley de la transición provisional, y no llevamos estas leyes aprobadas por el Parlamento hasta el final".

"Eso es lo que quise decir, que había un compromiso para sacar consecuencia del referéndum y eso no es lo que ocurrió", sentenció.

Ponsatí es reclamada por rebelión y malversación de fondos en España, y afronta, como sus compañeros de gobierno, más de 20 años de cárcel si es declarada culpable.

Está bien, dice, antes de las audiencias de extradición en agosto. "Si hay apelaciones las cosas podrían alargarse unos meses, un año. Debo tener paciencia, quisiera no estar en esta situación, pero teniendo todo en cuenta soy libre, puedo trabajar, es una situación razonablemente aceptable. No estoy en la cárcel", apostilló.