Saltar al contenido principal

Japón: el número de muertos por las inundaciones asciende a 176

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, visita a las personas evacuadas por las fuertes lluvias e inundaciones en el pueblo de Kurashiki, Okayama, Japón, el miércoles 11 de julio de 2018.
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, visita a las personas evacuadas por las fuertes lluvias e inundaciones en el pueblo de Kurashiki, Okayama, Japón, el miércoles 11 de julio de 2018. Jiji Press / EFE

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, visitó las zonas afectadas por las inundaciones y los deslizamientos de tierra causados ​​por las lluvias torrenciales. Los desaparecidos se sitúan entre 50 y 60 personas, según medios de comunicación locales.

Anuncios

Se trata del peor desastre natural que ha tenido que enfrentar Japón en los últimos 36 años. La cifra de muertos ya asciende a 176 y los problemas de salud de la población aumentan mientras ciudadanos y autoridades esperan nuevas inundaciones.

El primer ministro nipón canceló una gira por Europa y Medio Oriente para atender a los afectados. El miércoles 11 de julio sobrevoló la provincia de Okayama, una de las más afectadas, y en su agenda contempla visitas a otras de las zonas perjudicadas como las prefacturas de Hiroshima (este) y Ehime (suroeste).

Tras un acto de solidaridad por las víctimas, Abe dedicó unas palabras a los ciudadanos de la ciudad de Kitahara (Okayama): "Pondremos todos nuestros esfuerzos en la reconstrucción de las vidas de las personas en las áreas afectadas por el desastre lo antes posible".

Para algunos la tragedia era algo previsible: "se dijo durante mucho tiempo. Incluso escuché en mis clases de primaria que esta ciudad estaría en peligro si el río llevaba a desbordarse. Eso siempre ha sido un problema importante para esta ciudad” dijo Kazunobu Kitahara, un joven de 27 años.

7.200 personas permanecen en albergues habilitados por las autoridades

Las cifras oficiales sitúan el número de muertos en 176 y, según las autoridades, no hay noticias de al menos otros nueve habitantes. Por otro lado, los medios de comunicación informaron que entre 50 y 60 personas estarían desaparecidas.

Y mientras cientos de personas limpian sus hogares, 7.200 permanecen en albergues temporales. Otros son acogidos por familiares y muchos se preguntan qué será de sus vidas tras haberlo perdido todo.

Hiroko Fukuda, de 40 años, huyó de su casa el viernes por la noche con solo algunas prendas. Hasta el lunes no pudo regresar. Cuando entró, todo estaba devastado.

"Conservamos fotos en la sala del primer piso, muñecas tradicionales para la fiesta de las niñas en marzo, mis kimonos y un furisode (un tipo de kimono de manga larga). Quería que mi hija lo usara", dijo Fukuda a la agencia AFP con lágrimas en los ojos.

“Nunca habíamos experimentado una catástrofe a esta escala”

Las intensas lluvias torrenciales causaron inundaciones y deslizamientos de tierra en el oeste de Japón. Más de 170 personas han muerto y barrios enteros, principalmente los situados sobre laderas montañosas, han quedado destruidos.

"Tenemos experiencia a la hora de lidiar con tifones y lluvias torrenciales, pero nunca habíamos experimentado una catástrofe a esta escala, por lo que nos enfrentamos a ciertas dificultades y confusión", explicó a la agencia EFE el responsable de desastres naturales del ayuntamiento de Kurashiki.

Unos 75.000 miembros del Ejército, la Policía y los Bomberos prosiguen con las tareas de búsqueda y rescate de desaparecidos. Para estos operativos se han desplegado 83 helicópteros y decenas de embarcaciones.

Con EFE, AFP y Reuters.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.