Protestas

Nicaragua y la huella de los ataques contra los estudiantes

Agentes de Policía durante los enfrentamientos contra manifestantes antigubernamentales en Masaya, Nicaragua, el 13 de julio de 2018.
Agentes de Policía durante los enfrentamientos contra manifestantes antigubernamentales en Masaya, Nicaragua, el 13 de julio de 2018. Oswaldo Rivas / Reuters

Un estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua murió de un disparo por parte de las fuerzas policiales en medio de los ataques contra la casa cural en la que se refugiaba junto a un grupo de periodistas en Managua.

Anuncios

Los estudiantes se convirtieron en el nuevo blanco de la violencia en Nicaragua. Tras las horas de tensión que vivió el país luego del discurso que ofreció el presidente Daniel Ortega al término del repliegue sandinista, cinco de ellos se atrincheraron en la Universidad Nacional Autónoma y, en la mañana de este sábado, uno murió de un disparo en la contigua casa cural de la iglesia La Divina Misericordia, en la ciudad de Managua.

Se trata de Gerald Vásquez, un joven de 20 años que cursaba un programa técnico de construcción en la citada institución universitaria. Como él, muchos más fueron asediados por la Policía como presas durante una jornada de cacería, en medio de su intento infructuoso por evitar los enfrentamientos.

La bala que impactó a Vásquez se alojó en su cabeza y lo alcanzó cuando se encontraba resguardado en la parroquia, en compañía de tres periodistas, otros diez estudiantes, varios sacerdotes y algunos médicos.

La Arquidiócesis de Managua lamentó la muerte del joven, al que calificaron como una víctima del "despiadado ataque" que sufrió la parroquia. Aunque los médicos presentes en intentaron salvarlo, no fue posible. Ante el hecho, el periodista Ismael López, uno de los que permanece refugiado en el lugar, aseguró que amanecieron bajo una "lluvia de balas" y que "lloraron de impotencia".

A través de su cuenta de Twitter, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, Paulo Abrāo, informó que apoyarán el traslado de quienes siguen atrincherados en la Universidad Autónoma Nacional.

Solo las ambulancias han podido ingresar hasta las cercanías de la parroquia. De acuerdo con el último comunicado de la Arquidiócesis de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes continúa las labores de mediación con el propósito de poder rescatar a los demás estudiantes.

La ola de manifestaciones contra el Gobierno de Ortega inició el 18 de abril, cuando las fallidas intenciones de reformar el sistema de seguridad social motivaron el reclamo de miles de ciudadanos que, hasta hoy, siguen reclamando la renuncia del mandatario.

Silvio Báez, el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, afirmó que lo ocurrido con los estudiantes es "inmmoral" y clamó por la pronta intervención de los organismos internacionales.

El Gobierno de Brasil rechazó los ataques contra los estudiantes, los declaró "inaceptables" e invitó a la Administración de Ortega a restablecer de la paz la nación y a estimular el diálogo.

Mientras que en Managua lloran la muerte de Vásquez, en Masaya, lamentan la de otras dos personas a las que se les apagó la vida a manos de las fuerzas oficiales, las mismas que dejan ya una violente huella de ataques contra estudiantes.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24