Saltar al contenido principal

La nueva Constitución de Cuba limitaría los periodos presidenciales

Vista de carteles con los líderes históricos de la revolución, Fidel y Raúl Castro, en el portal de un centro laboral, en Santiago de Cuba, Cuba, el 8 de julio de 2018.
Vista de carteles con los líderes históricos de la revolución, Fidel y Raúl Castro, en el portal de un centro laboral, en Santiago de Cuba, Cuba, el 8 de julio de 2018. Yander Zamora / EFE

Son varias las reformas políticas que plantea el borrador de la nueva Constitución de la isla que podría limitar los periodos presidenciales a cinco años.

Anuncios

Cuba avanza en sus reformas políticas, una necesidad imperante para modernizar el sistema comunista que fue establecido en esa isla caribeña tras el triunfo de la revolución que lideró Fidel Castro en 1959. Muchas de las consignas, leyes y decretos de la actual Constitución no corresponden con la realidad social, política y económica que vive el país, de ahí su renovación.

Cuba tendrá un presidente de la República con mandato limitado

Entre las propuestas que sobresalen está el establecimiento formal de la figura del presidente de la República como jefe de Estado, quien tendría un mandato limitado a cinco años, máximo de dos periodos consecutivos, así lo recoge el diario estatal cubano Granma, de circulación nacional.

"Se instituye la figura del presidente y del vicepresidente de la República," publica en sus páginas el periódico isleño. Esta propuesta representa un significativo cambio al texto actual, que establece la figura del presidente del Consejo de Estado y Ministros, cargo que ocupa Miguel Díaz-Canel, tras reemplazar a Raúl Castro el pasado 19 de abril.

En la nueva Carta Magna, la figura del presidente "ostenta la condición de jefe Estado" y será "elegido por la Asamblea Nacional del Poder Popular" o Parlamento cubano, avanzó el periódico Granma, según recoge la agencia de noticias EFE.

Una Constitución acorde con la realidad social de Cuba

El nuevo documento da reconocimiento a la propiedad privada, lo cual no es habitual de acuerdo con los fundamentos básicos de un Estado socialista clásico, como Cuba, que se diferencia de naciones como China y Vietnam por el mantenimiento del mismo sistema de gobierno socialista, pero han dado una gran apertura económica a nivel internacional en la que reconocen la inversión extranjera, la propiedad privada y el emprendimiento.

Las autoridades cubanas han reiterado que mantendrán el sistema político comunista de inspiración soviética que rige la isla desde la Revolución de 1959.

Por otra parte, el diario Granma también destaca que el borrador incluirá, por primera vez, la prohibición de discriminar a las personas por su identidad de género, origen étnico o por una discapacidad e intentará dar respuesta a muchos de los reclamos de la comunidad LGBTI.

Este colectivo pide al Gobierno el reconocimiento legal de las parejas homosexuales y su matrimonio, así como la adopción, reproducción asistida y prohíbe la discriminación por orientación sexuaI.

La cara más visible de esta agenda a favor de los derechos de LGBTI en Cuba, es el Centro Nacional de Salud Sexual, conocido como Cenesex, una institución gubernamental que es dirigido por Mariela Castro, hija del expresidente Raúl Castro.

Previsible o no, el resultado de la aprobación parlamentaria también será sometido a una gran consulta nacional y luego a un referendo en el que los ciudadanos votarán si respaldan las propuestas de la nueva carta magna para su ratificación.

El borrador de la nueva Constitución será sometido en el próximo pleno de la Asamblea Nacional de Cuba que se reúne a partir del 21 de julio.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.