Saltar al contenido principal

Por qué algunos miembros de 'Pussy Riot' invadieron la final de la Copa del Mundo

Los comisarios detienen a un invasor de campo en el estadio Luzhniki, Moscú, Rusia, el 15 de julio de 2018.
Los comisarios detienen a un invasor de campo en el estadio Luzhniki, Moscú, Rusia, el 15 de julio de 2018. Maxim Shemetov / Reuters

Manifestantes opositores al Kremlin y afiliados a la banda de punk 'Pussy Riot' invadieron el campo en el que se jugaba la final de fútbol del Mundial Rusia 2018. ¿Por qué protestaban?

Anuncios

'Pussy Riot' volvió a darle un golpe a la imagen del presidente Vladímir Putin, esta vez en la final de la Copa Mundial de fútbol. Cerca del final del partido celebrado el 15 de julio, cuatro manifestantes disfrazados de policías irrumpieron en el juego entre la selección de Francia y Croacia.

Fue la única irrupción de seguridad en las cinco semanas de torneo. Los dos hombres y las dos mujeres que participaron en la protesta fueron detenidos rápidamente por la policía y llevados a una estación cercana.

A través de su cuenta de Twitter, la banda de punk aseguró que el propósito de la intervención era denunciar los abusos a los derechos humanos cometidos por el Gobierno de Putin. Pidieron evitar los arrestos en las protestas, liberar a los prisioneros políticos y no “fabricar acusaciones criminales” contra los opositores.

La policía dijo que acusa a los cuatros sospechosos de violar las reglas de un evento deportivo y vestir uniformes de policía falsos. La pena podría ser de 160 horas de trabajo comunitario, una multa y la prohibición de atender eventos deportivos por tres años.

El partido lo observaba desde el estadio el presidente Vladimir Putin y el presidente francés Emmanuel Macron. El juego fue detenido por 25 segundos mientras los guardias retiraban a los manifestantes del estadio.

Uno de los miembros de 'Pussy Riot', Olga Kurachyova dijo a Reuters que ella fue una de las personas que intentaron entrar al campo, antes de ser llevada a la estación de policía.

A los jugadores croatas la intervención les cayó en el peor momento, cuando intentaban remontar el resultado. El defensor croata, Dejan Lovren, que empujó a uno de los manifestantes, dijo a los reporteros: “estábamos jugando buen fútbol y vino la interrupción”.

Según el último informe de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional, en Rusia hay restricción a la libertad de expresión, a la reunión pacífica, hostigamiento a defensores de derechos humanos y violencia y discriminación contra la población LGBTI.

Con Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.