UE defiende su relación con América Latina, ante "equilibrio global de poder" cambiante

Anuncios

Bruselas (AFP)

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, defendió este lunes la relación entre la Unión Europea (UE), América Latina y el Caribe ante un "equilibrio global de poder" cambiante, en una referencia implícita a Estados Unidos de Donald Trump.

"Desde nuestra última reunión que tuvo lugar hace dos años, el mundo ha cambiado a un ritmo impresionante. El equilibrio global de poder está cambiando más rápido que nunca", dijo Mogherini al inicio de la reunión de cancilleres de la UE y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

"Las viejas alianzas se están poniendo en cuestión y otras nuevas están emergiendo (...) Se plantea la amenaza de nuevas guerras comerciales", agregó la excanciller italiana, para quien "en medio de esa confusión", ambos bloques regionales están "del mismo lado".

Los responsables de los 28 países de la UE y de los 33 miembros de la CELAC se reúnen este lunes y martes en Bruselas para abordar cuestiones como el comercio, el cambio climático o el multilateralismo, en las que ambas regiones comparten una visión conjunta frente a la del inquilino de la Casa Blanca.

La reunión se produce en un contexto de tensión entre Trump y sus socios comerciales, desde México hasta China, por sus pesados aranceles siderúrgicos y de tensiones también con la UE, bloque con el que mantiene diferencias en otros asuntos, como la política nuclear iraní o el Acuerdo de París sobre clima.

Para Mogherini, las "disputas internacionales" deben abordarse mediante la "diplomacia y la cooperación internacional". "Ninguna potencia global puede solucionar los grandes retos de nuestro tiempo", agregó la funcionaria, que preside la reunión junto al canciller salvadoreño, Carlos Castaneda.

"Sumando nuestras acciones podemos multiplicar los beneficios que propiciemos", dijo en la misma línea Castaneda, cuyo país ejerce la presidencia pro témpore de la CELAC y se vio obligado a suspender la cumbre de mandatarios de ambos bloques prevista en octubre en San Salvador por la situación en Venezuela.

Europeos, latinoamericanos y caribeños acordaron reemplazarla por una reunión ministerial en Bruselas, la segunda tras la celebrada en Santo Domingo en 2016, y en cuyos márgenes se esperan también discusiones sobre la crisis política en Venezuela, pero también sobre la de Nicaragua.