Saltar al contenido principal

Irak: al menos 8 personas muertas en 10 días de protestas

Miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes se desplegaron a causa de protestas contra el desempleo y la falta de servicios básicos en Najaf, Irak, el 17 de julio de 2018.
Miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes se desplegaron a causa de protestas contra el desempleo y la falta de servicios básicos en Najaf, Irak, el 17 de julio de 2018. Haidar Hamdani / AFP

Los manifestantes en Irak piden mejoras laborales y de los servicios básicos. En enfrentamientos con la policía, 8 personas murieron y cerca de 500 resultaron heridas, mientras, un millón de desplazados podría quedar sin cobertura sanitaria.

Anuncios

Tras 10 días de protestas consecutivas en Irak, el saldo de víctimas mortales ya se eleva a al menos 8 personas, según informó este 18 de julio el Ministerio de Sanidad. Las protestas estallaron en varias ciudades del sur del país (zonas con mayor presencia petrolera) para exigir mejoras en los servicios básicos, en las políticas de empleo y el fin de la corrupción.

El portavoz del ministerio, Seif al Badr, informó que dos personas habían muerto en la ciudad de Basora, la capital económica del sur de Irak y foco de las protestas. Otras tres murieron en Nayaf y tres más en Al Samawa.

Al Badr agregó que unas 500 personas tuvieron que recibir atención médica en centros hospitalarios y que de ellas 56 continúan hospitalizadas, entre las cuales siete se encuentran en estado grave.

Por otro lado, el portavoz de la Comandancia de las Operaciones Conjuntas iraquí, Yehia Rasul, aseguró que 262 policías habían resultado heridos durante las protestas y que seis agentes permanecen en estado grave.

Miles de personas han salido a las calles para protestar por el deterioro de los servicios básicos en las ciudades de Basora, Di Qar, Maysan, Nayaf, Babel, Diwaniyah, Kerbala, Kufa y otras áreas del sur.

Cerca de un millón de desplazados podría quedar sin cobertura médica por falta de recursos

La situación cobró un nuevo grado de complejidad tras el anuncio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que la organización denunció que un millón de iraquíes desplazados en situación de vulnerabilidad podría quedarse sin atención médica y sin acceso a medicamentos básicos por falta de fondos.

La agencia de las Naciones Unidas dijo que de los 67,5 millones de dólares que se necesitan para mantener en funcionamiento instalaciones sanitarias fundamentales, solo se han recaudado 8,4 millones, lo que significa un 12,5 % del presupuesto.

"El apoyo a los servicios de salud en Irak ha caído drásticamente desde el final de la campaña de Mosul hace justo un año", denunció la OMS.

La organización también informó que en lo que va de año, cuatro organizaciones  vinculadas a la OMS habían cerrado 22 instalaciones de atención médica a causa de la falta de fondos, lo que ha provocado "una brecha fundamental en la provisión de ayuda sanitaria a niños, mujeres y hombres que todavía viven desplazados".

Además agregó que una gran cantidad de instalaciones sanitarias administradas por socios de organizaciones humanitarias corren peligro de cerrar este mes.

Según la OMS, los establecimientos sanitarios en riesgo atienden a más de 900.000 personas desplazadas. Por lo que su clausura significaría un "aumento del riesgo de brotes de enfermedades contagiosas y revierte los esfuerzos de recuperación en áreas devastadas" tras la finalización de la guerra contra el Estado Islámico, que se llevó a cabo entre 2014 y 2017.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.