Saltar al contenido principal

Primer vuelo en veinte años entre Etiopía y Eritrea

Pasajeros posan en el avión de Ethiopian Airlines que voló de Adís Abeba a Asmara el 18 de julio de 2018, el primer vuelo comercial en 20 años entre los dos países
Pasajeros posan en el avión de Ethiopian Airlines que voló de Adís Abeba a Asmara el 18 de julio de 2018, el primer vuelo comercial en 20 años entre los dos países AFP
Anuncios

Adís Abeba (AFP)

Con champán y rosas, Etiopía y Eritrea reanudaron este miércoles los vuelos comerciales por primera vez en dos décadas, abriendo una nueva etapa en la reconciliación entre estos viejos enemigos del Cuerno de África.

Eritrea, otrora una provincia de Etiopía, declaró su independencia en 1993 después de tres décadas de guerra. La siguió un conflicto territorial sobre la delimitación de la frontera que desembocó en una nueva contienda bélica que causó unos 80.000 muertos entre 1998 y 2000. Luego llegó un periodo de hostilidades que acaba de terminar.

"El pájaro de la paz acaba de aterrizar en Asmara", la capital eritrea, anunció en Twitter Ethiopian Airlines, cuyo vuelo ET0312 había despegado del aeropuerto internacional Bole de Adís Abeba hora y media antes.

"Este día es un acontecimiento único en la historia de Etiopía y de Eritrea", comentó el director general de la compañía, Tewolde GebreMariam, durante una ceremonia en el aeropuerto.

Debido a la fuerte demanda, el gigante africano del transporte aéreo añadió que otro avión despegó de Adís Abeba con destino a Eritrea 15 minutos más tarde. "El hecho de que tengamos dos vuelos a la vez muestra el entusiasmo de la gente", explicó GebreMariam.

Un periodista de la AFP viajó a bordo de uno de los aviones, donde se sirvió champán a los pasajeros y se repartieron rosas.

En junio, el nuevo primer ministro etíope, el reformista Abiy Ahmed, sorprendió declarando que aceptaba una iniciativa de 2002 para poner fin al conflicto fronterizo. Hace dos semanas visitó Asmara, donde firmó con el presidente eritreo Issaias Afeworki una declaración que pone fin oficialmente a 20 años de estado de guerra.

El presidente Afeworki le devolvió la visita el fin de semana pasado y reabrió la embajada de Eritrea en Adís Abeba.

- Buenos auspicios -

El restablecimiento de las relaciones aéreas es un buen presagio para la economía.

Ethiopian Airlines, una de las compañías de África que más crece, se plantea una ida y vuelta diaria entre Adís Abeba y Asmara. Con el tiempo "dos por día, tres o incluso más", declara Tewolde.

La reapertura del espacio aéreo de Eritrea a Ethiopian Airlines debería traducirse en mejores enlaces con Oriente Medio, añadió.

Entre los pasajeros del vuelo inaugural se hallaba el ex primer ministro etíope Hailemariam Desalegn, cuya dimisión en febrero pasado abrió la puerta a una serie de cambios políticos en su país y en el Cuerno de África, impulsados por su sucesor.

"Sabía que ocurriría algún día", afirmó, sobre el proceso de paz con Eritrea.

Además de lanzarse a la normalización de las relaciones con Eritrea, Abiy, exoficial y exministro, de 42 años, tomó medidas de liberalización económica y ordenó la puesta en libertad de disidentes.

Los dos países tienen vínculos culturales estrechos y cuentan con familias separadas, a uno y otro lado de la frontera, debido a las hostilidades.

El proceso se traducirá en una dinámica económica para las dos naciones, reabriendo en Etiopía un acceso al mar a través de puertos eritreos.

Hasta ahora Etiopía, un país con un alto crecimiento, hacía transitar el comercio a través de los puertos de Yibutí.

La normalización de las relaciones bilaterales reactivó la esperanza de cambios en Eritrea, uno de los países más herméticos del mundo. El presidente Issaias aprovechaba la tensión con su vecino para justificar una política represiva y la imposición de un servicio militar indefinido, lo que provocó la emigración de cientos de miles de jóvenes.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.