Protestas en Nicaragua

La Revolución Sandinista cumple 39 años durante la crisis política de Nicaragua

Familiares y amigos llevan el ataúd de José Esteban Sevilla Medina, quien murió durante los enfrentamientos con grupos armados progubernamentales en Monimbo, Nicaragua 16 de julio de 2018.
Familiares y amigos llevan el ataúd de José Esteban Sevilla Medina, quien murió durante los enfrentamientos con grupos armados progubernamentales en Monimbo, Nicaragua 16 de julio de 2018. Oswaldo Rivas / Reuters

Las celebraciones del trigésimo noveno aniversario de la Revolución Sandinista han sido eclipsadas por la profunda crisis política en la cual está sumida Nicaragua desde el pasado mes de abril y que ha dejado más de 300 muertos.

Anuncios

Uno de los movimientos revolucionarios más importantes del siglo XX en América Latina, quedó opacado por las masivas protestas de ciudadanos que piden la renuncia del presidente Daniel Ortega. Los tres meses ya dejaron más de 300 muertos.

Ortega, quien pertenece desde ese entonces a las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSNL), participó de la contienda contra la dictadura de Anastasio Somoza Debayle, el último miembro de la dinastía Somoza, responsable de asesinatos, persecución política y torturas hasta 1979.

Un aniversario opacado por la crisis política y social

En el poder desde 2007, Ortega y su partido se ven emboscados por la historia que escribieron hace 39 años, cuando el pueblo pedía un cambio de Gobierno.

A pesar de la delicada coyuntura política, el presidente nicaragüense decidió llevar adelante los habituales actos oficiales, que en esta ocasión no contaron con la acostumbrada velada que miles de sandinistas solían realizar en la víspera del 19 de julio.

La comunidad internacional se ha pronunciado durante la conmemoración de esta fecha histórica con llamados de atención al Gobierno de Nicaragua, como el aviso del consejero para asuntos de América Central para Estados Unidos, Todd Robinson.

"No podemos discutir específicamente las medidas de sanciones ahora, pero puedo decir que todas las acciones están encima de la mesa", afirmó Robinson a la prensa.

Sin embargo, no todos condenan el accionar del gobierno de Ortega. El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, llegó el miércoles por la noche a la ciudad de Managua para celebrar el aniversario de la Revolución Sandinista.

El Gobierno de la isla ha ratificado su apoyo en diferentes ocasiones y ha denunciado el “asedio imperialista” contra el presidente Ortega, distante a los señalamientos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que acusa al mandatario de “asesinatos, ejecuciones extraoficiales, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias en contra la población mayoritariamente joven del país".

Breve historia de la Revolución Sandinista

El dictador nicaragüense Anastasio Somoza García encontró la muerte cuando el poeta Rigoberto López Pérez, “en nombre de la patria”, disparó contra él en una fiesta del Partido Liberal Nacionalista (PLN) en la ciudad de León, el 21 de noviembre de 1956.

Con cuatro balas en el pecho, el primer autócrata de la dinastía Somoza murió en Panamá, dejando a su hijo, Anastasio Somoza Debayle, al mando del país.

Como su padre, Somoza Debayle mantuvo el control del Gobierno bajo asesinatos, torturas, censura y corrupción; teniendo a Estados Unidos como principal aliado y cómplice de dichos actos a través de la Guardia Nacional.

Durante los primeros años de mandato de Somoza Debayle, la oposición comenzó a organizarse después de varios años de protestas y movilizaciones que no fueron lo suficientemente contundentes para derrocar al líder nicaragüense.

Los diferentes movimientos de oposición convergieron, dando lugar al nacimiento del Frente Sandinista de Liberación Nacional, una organización heterogénea en la que participaban militantes de diferentes ideologías con inclinaciones marxistas, maoístas y socialdemocratas, entre otras.

Sin embargo, el nacimiento del partido político tuvo fuertes influencias de la revolución cubana y argelina, aterrizando su visión al terreno nacional con la ideología que mantuvo el guerrillero nicaragüense Augusto César Sandino, asesinado por Somoza padre en 1934.

Sandino será siempre recordado en Nicaragua y en América Latina como el “General de Hombres Libres”, por su lucha contra la injerencia estadounidense en la década del veinte y los partidos convencionales del país centroamericano.

Tras sufrir un ataque al corazón, Somoza Debayle, ya retirado de la presidencia, murió en 1967 y su hermano menor, Anastasio Somoza, tomó el poder hasta 1979, cuando el Frente Sandinista llamó a la “Ofensiva Final” contra la dictadura.

El escenario en aquellos días obligó a Estados Unidos a exigirle a Anastasio Somoza Debayle su renuncia a la presidencia de Nicaragua en un intento de controlar la situación. Somoza y altos jefes militares abandonaron el país y la Guardia Nacional se derrumbó.

De esta manera el Frente Sandinista de Liberación Nacional entró en Managua el 19 de julio de 1979, poniendo fin a la etapa dictatorial somocista y asumiendo las responsabilidades de gobierno mediante la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, hasta 1985, cuando fueron convocadas las elecciones presidenciales.

Ortega llegó a su primer mandato electo por una amplia mayoría

Después ganar la presidencia con una mayoría del 63% de los votos, Ortega inició su primer mandato en 1985 poniendo en práctica muchos de los programas ideológicos del partido, inspirados en el modelo marxista de Fidel Castro.

Con la firme oposición de Estados Unidos, inmiscuido en los temas nacionales, Nicaragua se sumió en una crisis económica y política que obligó al mandatario a llamar a elecciones presidenciales, donde perdió contra la candidata de la coalición opositora, Violeta Barrios de Chamorro, en 1990.

En su regreso al poder en 2007, Ortega prometió respetar la propiedad privada y las libertades civiles. De la misma manera, prometió respetar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Empezó a entablar relaciones con el sector privado y a llamar a la inversión extranjera, especialmente la estadounidense, con zonas libres de comercio.

Durante sus primeros años en la presidencia, se encargó de organizar a sus cooperantes en el Congreso, en la Policía y los Tribunales del país.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24