Saltar al contenido principal

Francia: el caso Benalla provoca la mayor crisis política del gobierno de Macron

Alexandre Benalla, colaborador del presidente francés, durante la manifestación sindical del Primero de Mayo en París, Francia.
Alexandre Benalla, colaborador del presidente francés, durante la manifestación sindical del Primero de Mayo en París, Francia. Philippe Wojazer / Reuters

Se prorrogó la custodia del recién despedido colaborador de Emmanuel Macron y de otros implicados. Mientras que el presidente se rehúsa a expresarse sobre el tema, la oposición pide cuentas al ejecutivo en este caso que paraliza la escena política.

Anuncios

Es la primera tormenta que enfrenta el Elíseo. Un colaborador, jefe adjunto del gabinete presidencial, destapó un escándalo tras revelarse imágenes en las cuales, junto a otro colega del palacio, le pega a unos manifestantes. Más allá de la violencia, el problema es que Alexandre Benalla no tenía por qué estar presente junto a la policía, aún menos hacerse pasar por uno de ellos.

Las funciones de Benalla se limitaban teóricamente a los asuntos de seguridad de la Presidencia. La investigación de la Inspección general de la Policía Nacional, llamada la “policía de la policía”, trata de determinar cómo estos dos colaboradores de Emmanuel Macron pudieron obtener material de las fuerzas de seguridad y actuar a donde no les incumbía.

Por “violación del secreto profesional”, tres policías, incluyendo a dos jefes, fueron también detenidos. Se les sospecha de haber utilizado ilícitamente imágenes de las cámaras en el sector de los hechos violentos, que ocurrieron el pasado 1 de mayo en París, y haberlas “comunicadas a un tercero”.

El caso tomó proporciones de polémica nacional. La Asamblea Nacional, que debería estar debatiendo los proyectos de reformas constitucionales del ejecutivo, se empeñó a lo largo de los últimos días a debatir sobre este caso. El silencio del Elíseo no ayudó a apaciguar las tensiones, pues las primeras reacciones llegaron tres días después de las revelaciones del periódico Le Monde mientras que Macron aún no se pronuncia sobre el asunto.

Algunos opositores denunciaron el carácter de “milicia” al cual se podría asociar la actuación de Alexandre Benalla durante esta protesta. Izquierda y derecha se encuentran unidos para denunciar este caso. Por su parte, la mayoría presidencial critica una “maniobra política” de los contrincantes con el fin de bloquear los debates.

Ante este suceso y la presión política. El ministro del Interior, Gérard Collomb, tendrá que responder a los parlamentarios este lunes 23 de julio.

Con Reuter

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.