Crisis en Nicaragua

Multitudinarias marchas en Nicaragua, pese al llamado del presidente Daniel Ortega a reprimirlas

Un manifestante enmascarado sostiene un mortero casero con una flor durante la marcha para exigir la liberación de los presos políticos arrestados durante las recientes protestas contra el gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Managua, Nicaragua 21 de julio de 2018
Un manifestante enmascarado sostiene un mortero casero con una flor durante la marcha para exigir la liberación de los presos políticos arrestados durante las recientes protestas contra el gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Managua, Nicaragua 21 de julio de 2018 Oswaldo Rivas / Reuters

Autoconvocados y en masa salieron centenares de nicaragüenses para manifestarse a favor y en contra del gobierno del presidente Daniel Ortega, en otra jornada de enfrentamientos con las autoridades.

Anuncios

Cientos de nicaragüenses marcharon en las principales vías del este de Managua, la capital del país para exigir la renuncia del presidente Ortega a quien responsabilizan de la muerte de cerca de 300 personas en los últimos tres meses de manifestaciones contra su Gobierno.

Frases como “pueblo únete”, “el pueblo unido jamás será vencido” y “libertad para los presos políticos” fueron las consignas coreadas por los manifestantes en las marchas en contra del presidente a quien le piden que deje su cargo o convoque a elecciones anticipadas.

Por otra parte, en el centro de la capital, los seguidores del presidente Ortega se manifestaron para mostrar su apoyo al mandatario y en contra de la oposición nicaragüense a la que señalan de querer gestar un golpe de Estado y de generar la inestabilidad reinante en los últimos tres meses que ha golpeado la economía del país y ha generado una profunda crisis política y social.

Madres que visitaban a sus hijos en las cárceles fueron expulsadas

Unas horas antes del inicio de las manifestaciones oficialistas en el centro de Managua, la policía expulsó de una de las sedes carcelarias a decenas de madres y familiares que se encontraban en el penal para visitar o preguntar por la  condición de sus seres queridos, tras ser arrestados, o de quienes no se conoce su paradero tras las jornadas de protestas.

"Policías y grupos de choque comenzaron a ir al Chipote, (Centro carcelario)  en patrullas, entonces las madres y familiares comenzaron a evacuar a pie, para evitar que les hicieran daño", confirmó a la agencia Efe la líder opositora, Ana Margarita Vigil.

Muchos jóvenes nicaragüenses que han participado en las manifestaciones de los últimos meses han sido arrestados o han ido a prisión en donde no les es permitido tener comunicación con sus familiares, por lo que muchos padres desconocen si sus hijos están tras las rejas, fallecieron o desaparecieron.

Es por estos casos que el Gobierno de Nicaragua ha sido acusado en reiteradas ocasiones por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), así como por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) de realizar “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, torturas y detenciones arbitrarias cometidos contra la población, mayoritariamente joven de ese país”., unas acusaciones que el Gobierno niega rotundamente.

Los Países Bajos suspendió millonaria ayuda a Nicaragua

Las reiteradas y evidentes violaciones a los derechos humanos llevaron a que el gobierno del Reino de los Países Bajo suspendiera por un periodo de dos meses la cooperación económica de 21.5 millones de dólares a Nicaragua, debido a “las graves violaciones de derechos humanos cometidos por oficiales del Gobierno y grupos paramilitares en el marco de la crisis que atraviesa este país”, convirtiéndose así en el primer Estado Europeo en instaurar sanciones.

La decisión fue tomada por el gobierno neerlandés debido a las quejas sobre la obstrucción y demoras en la atención médica a los manifestantes en el país centroamericano. El país europeo afirmó que “ha suspendido la cooperación con el Gobierno de Nicaragua con respecto a la construcción del hospital en Bilwi” puntualmente.

Esta decisión de los Países Bajos se suma a la suspensión de un préstamo de 52.97 millones de dólares que fue otorgado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) que iba a ser utilizado para la construcción de un nuevo hospital de alto nivel en la zona norte de la costa en el Caribe nicaragüense.

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega comenzaron el pasado 18 de abril por su intento de una reforma al Instituto Nicaragüense del Seguro Social que fue rechazada por la población y dio paso a un reclamo que pide la renuncia del mandatario, quien lleva gobernando ese país centroamericano por los últimos 11 años.

Con EFE.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24