Saltar al contenido principal

El futuro de Fiat-Chrysler, un reto para el británico Mike Manley

Anuncios

Roma (AFP)

La salida inesperada por razones de salud de Sergio Marchionne genera dudas sobre el futuro de Fiat Chrysler Automoviles (FCA) y resulta un gran desafío para su delfín, el británico Mike Manley, quien deberá continuar el cambio de la célebre multinacional italiana.

"La preocupación por la vida misma de uno de los ejecutivos más estimados del mundo se mezcla con las dudas legítimas sobre el futuro del séptimo grupo automotriz más grande del mundo, que encarna para Italia la idea de industria moderna", escribió el domingo Dario Di Vico, editorialista del principal diario italiano, Il Corriere della Sera.

Si bien todos coinciden en decir que se trata del "final de una era", muchos recalcan que con Manley se ha querido darle continuidad.

Las cuatro personas nombradas para ocupar los numerosos cargos que Marchionne ejercía en los tres grupos controlados por la familia Agnelli -FCA, Ferrari y CNH Industrial- provienen del mismo del grupo.

Comenzando por Mike Manley, responsable de Jeep, quien toma las riendas de FCA.

El británico llegó a Jeep en medio de la crisis de 2009 logrando transformar la empresa en la joya del grupo, que según Morgan Stanley aportará casi el 70% de las ganancias de FCA en este año.

En una carta enviada el domingo a todos los empleados del grupo, el presidente de la empresa, John Elkann, nieto de Umberto Agnelli, manifestó su profunda tristeza por las graves condiciones de salud de su "mentor, colega y querido amigo", pero también expresa su confianza en Manley.

"Comenzamos hace años a trabajar en un plan para la sucesión que garantice la continuidad y preserve la cultura única de FCA", explicó.

"Mike ha contribuido mucho al éxito de FCA y llega con una larga lista de hazañas alcanzadas", resumió.

- "Un no italiano" -

Para Florian Delègue, observador para Heidrick & Struggles de temas sobre automóviles, la llegada de Manley es "una buena sorpresa", comentó.

"No es un recién llegado, es el hombre de éxito del grupo Fiat", añadió.

Incluso si no es italiano, "es un extraño que se ha adaptado muy bien a Fiat".

Pero Manley no es Sergio Marchionne, el ejecutivo proveniente de la italiana región de los Abruzos que se formó en Canadá, estudió derecho, administración de empresas y filosofía, y logró conquistar a políticos, medios de comunicación y sindicalistas.

En 14 años transformó profundamente a la Fiat, primero al enderezar las cuentas y luego al lograr la fusión con la estadounidense Chrysler.

"Sin Sergio Marchionne, Chrysler y Fiat no habrían sobrevivido", sostiene Davide Cole, presidente emérito del Centro de Investigación Automotriz de Michigan, en una entrevista publicada el domingo por el diario La Stampa, propiedad de la familia Agnelli.

"Su carisma, su energía, su determinación, sus habilidades para la comunicación y su visión estratégica fueron esenciales", explicó.

Una opinión compartida por varios representantes sindicales en Italia.

"La salida de Marchionne es una noticia terrible", declaró la central sindical demócrata-cristiana CISL.

"Tuvimos diferencias (...) pero juntos desafiamos a esa pequeña Italia perezosa que prefiere cerrar las fábricas en lugar de arremangarse la camisa y volver a comenzar", comentó en una nota.

- Pasos importantes -

El silencio reina por el momento en el mayor sindicato del sector CGIL-Fiom, quienes se opusieron firmemente al programa de Marchionne, así como en el otro gran sindicato UIL-Uilm, que había apoyado su plan de protección laboral.

"A menudo hemos resaltado la extraordinaria capacidad de Marchionne para crear valor y obtener ganancias", indicaron los dos sindicatos en un comunicado conjunto.

El grupo FCA cuenta con 159 fábricas en todo el mundo y el 27% de sus 236.000 empleados trabaja en Italia.

"Nos esperan una serie de citas importantes, como la asignación de modelos a las fábricas italianas y la renovación del contrato colectivo", advirtieron delegados sindicales de UIL-Uilm.

Para Ferdinand Dudenhöffer, fundador del Centro de Investigación Automotriz de Alemania, Manley es "un hombre de autos, y para dirigir Fiat Chrysler eso no es suficiente", recalcó.

En Italia tendrá que "negociar con los sindicatos, los políticos, la familia Agnelli", recordó, algo que no siempre resulta fácil.

"Tendrá que llegar a muchos compromisos" y "no podrá tomar decisiones audaces", sostiene.

Pero es justamente audacia y visión lo que se necesita para dirigir la nueva era de FCA y encarar los desafíos futuros, entre ellos las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al comercio y desarrollo del automóvil eléctrico, por lo que muchos expertos consideran clave la capacidad de tejer nuevas alianzas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.