Funcionario del FMI dice que no hay pruebas de que China manipule su moneda

Anuncios

Washington (AFP)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no tiene pruebas de que China manipule la tasa de cambio de su moneda, dijo el martes el economista jefe de la entidad, Maurice Obstfeld.

Los comentarios de Obstfeld en la cadena CNBC se conocieron días después que el presidente de Estados Unidos Donald Trump acusó a China y a la Unión Euroepa de mantener a sus monedas artificialmente débiles para favorecer la competitividad de sus exportaciones.

Aun cuando recientemente hubo algunos movimientos, "no hay evidencias de manipulación", dijo Obstfeld e indicó que un informe del departamento del Tesoro de Estados Unidos "llegó a la misma conclusión".

"Hasta donde puedo ver, (los chinos) no han intervenido en su mercado de cambio", dijo.

Indicó que otros factores de la economía china son los que presionan a su monedad, incluyendo el menor ritmo de crecimiento, bajas tasas de interés y "amenazas de aranceles contra China".

En su informe al Congreso en abril, el departamento del Tesoro dijo que "la moneda china tiende generalmente a moverse contra el dólar en una dirección que debería" reducir el superávit comercial de ese país con Estados Unidos.

No obstante, China está siendo vigilada "porque constituye una desporporcionada parte del del total del déficit comercial de Estados Unidos", añadió el informe.

Alemania también está bajo la lupa debido a que "tiene el mayor superávit de cuenta corriente del mundo" y "casi no hecho progresos en reducir su masivo superávit en los últimos tres años".

Poco antes de sus comentarios, Obstfeld divulgó un informe del FMI en el que se afirma que los excesivos superávits y déficits comerciales en economías clave como China y Alemania pueden exacerbar las actuales tensiones comerciales.

Y le comentó a periodistas que "mucho podría hacerse" para reducir esos superávits.

No obstante volvió a insistir en que se deben evitar medidas proteccionistas y no centrarse en los déficits bilaterales; un enfoque que le ha merecido críticas mundiales a la administración del presidente Trump.