Gemelas de EEUU buscan espacio en la política, pero con signo diferente

Anuncios

Kentwood (Estados Unidos) (AFP)

Las hermanas gemelas Monica Sparks y Jessica Ann Tyson, de 46 años, son idénticas en casi todo, al punto de vestirse casi de la misma forma y saber cómo la otra terminará sus frases, pero tanta semejanza esconde una diferencia que exhiben como muestra de tolerancia: su orientación política.

En un país devastado por la polarización, Sparks es candidata por el partido Demócrata, y su hermana Tyson lo es en el distrito vecino por el partido Republicano, en el condado de Kent, en Michigan, noreste de Estados Unidos.

"Nos confunde mucho el hecho de que las personas se odien. Son madres que no hablan con sus hijos, madres que no reconocen a sus hijas... Nosotras no vamos a permitir que eso ocurra con nuestra familia", dijo Tyson a la AFP, en una entrevista conjunta con su hermana.

Sparks y Tyson viven en una región electoral tradicionalmente conocida como "Rust belt" (el "cinturón del herrumbre", en referencia a las numerosas industrias cerradas).

Se trata de una región donde el partido Demócrata ha tenido siempre mucha fuerza, aunque paradójicamente l mayoría de sus electores apoyaron a Donald Trump en su marcha hacia la Casa Blanca.

Las dos gemelas disputan una plaza en el directorio que supervisa el condado de Kent, donde viven unas 640.000 personas y es el segundo condado en términos de población en Michigan, después de Detroit.

La elección primaria se realizará el 7 de agosto y ambas llegan a la instancia en condiciones diferentes: Sparks tiene competencia dura en el partido Demócrata, y Tyson no tiene ningún rival entre los Republicanos.

Ambas coinciden en que quieren llevar adelante una vida de servicios a la comunidad y ayudar a reducir la polarización política, y todo el resto puede ser negociado.

"Precisamos comenzar a hallar terreno común si queremos salir adelante como sociedad", dijo Sparks.

- ¿Apoyar a mi hermana? -

Sparks y Tyson afirman que siempre fueron muy próximas. Nacidas en 1972 en la ciudad de Lansing, cuando tenían cinco años fueron enviadas a un horroroso hogar adoptivo porque su madre biológica era dependiente de heroína.

Sparks afirma que las dos sufrieron abuso "emocional, físico y sexual", y Tyson aún recuerda la imagen de su hermana revisando tachos de basura en busca de comida.

"Hemos pasado juntas por mucho abuso. Y juntas lo hemos superado", dijo Tyson.

Finalmente, fueron adoptadas por una familia que les dio cariño y les inculcó el sentido del deber cívico.

Ya adultas, fueron voluntarias en numerosas causas, actuaron como consejeras escolares y lograron hacer arrancar un pequeño negocio. Ahora, esperan poder ayudar a la comunidad en el ámbito político.

El lazo entre las dos gemelas fue puesto a prueba cuando Tyson apoyó públicamente a un candidato republicano en el distrito donde su hermana era aspirante, pero las dos decidieron poner la relación familiar por encima de todo.

"Yo la celebro como mujer, con todo lo que ella ha conseguido. No habrá victoria ni derrota ni orientación política que apague el amor que siento por ella", dijo Tyson de su hermana.

- Discordia por causa de Trump -

Ni siquiera las diferencias con relación al presidente Donald Trump, que provocaron encendidas discusiones, pusieron en peligro la relación.

De acuerdo con Sparks, fue Trump el origen de tanta discordia familiar, y la razón por la que ella misma decidió lanzarse a la política.

"No me gusta para nada lo que está ocurriendo en nuestro país. Y no puedo quedarme parada. Tenía que hacer algo", dijo.

Tyson, en cambio, admira a Trump. "Creo plenamente en nuestro presidente", dijo, aunque afirmó entender las preocupaciones de quienes se le oponen, incluyendo Monica.

Para las dos hermanas, el respeto por las opiniones diferentes y la habilidad de escuchar es algo que los estadounidenses precisan abrazar en el recargado clima político que domina el país.

"Las personas están heridas. Están amargadas, sienten que les han quitado la voz", dijo Sparks.

Para la aspirante demócrata, "uno comienza por meterse en la misma habitación" con quien piensa diferente "y llegar con los oídos abiertos, con la mente y el corazón abiertos. Entonces seremos capaces de encontrar soluciones".