Grecia llora sus muertos y continúa luchando contra los incendios mortales

Anuncios

Atenas (AFP)

Los bomberos griegos continuaban este miércoles buscando a personas bloqueadas en sus casas o en vehículos carbonizados en las localidades de Mati y Rafina, al este de Atenas, arrasadas por los incendios que dejaron al menos 74 muertos y 187 heridos.

La catástrofe, que varios medios de prensa calificaron de "tragedia nacional" y cubrió de luto al país, comenzó el lunes, cuando el fuego se declaró en un monte cercano a Pendeli y fue atizado por vientos de 100 km/h.

Luego se propagó rápidamente, invadiendo la localidad turística de Mati, a 40 km de Atenas, quemando cientos de viviendas y matando al menos a 74 personas, informaron las autoridades.

El balance oficial de los virulentos incendios conmocionó al país el martes con hallazgos macabros, como el de 26 cuerpos carbonizados, incluidos "niños pequeños", en una casa.

Los residentes escaparon en pánico hacia la playa, a pocos metros de distancia, donde muchos de ellos tuvieron que permanecer más de una hora en el agua para salvarse.

Los bomberos seguían recibiendo "decenas de llamadas" de personas en busca de sus familiares, afirmó la portavoz de los bomberos Stavroula Maliri.

En Mati, los 26 cadáveres carbonizados fueron encontrados abrazados en grupos "en un último intento por protegerse", contó un rescatista, Vassilis Andriopulos. Y son incontables los esqueletos de automóviles y animales calcinados que se hallaron en esa pequeña localidad.

"El problema es lo que se oculta bajo las cenizas", advirtió el vicepresidente de los servicios de emergencia, Miltiadis Mylonas.

Este miércoles llegaron más de 300 ingenieros a la zona del siniestro para acelerar el inventario de daños. Estos incendios podrían así superar en víctimas a los que dejaron 77 muertos en 2007.

Según la portavoz, de un total de 187 personas hospitalizadas, 82 seguían bajo tratamiento el martes por la tarde.

Una madre polaca y su hijo figuran entre los muertos, según el gobierno de Varsovia, al igual que un ciudadano belga, indicó el ministro de Relaciones Exteriores de Bélgica.

- Un infierno en la playa -

"Vi las llamas frente a la ventana del hotel, creí que iba a explotar", explicó Alina Marzin, una turista alemana de 20 años que el lunes por la noche se encontraba en el hotel Capo Verde de Mati con sus padres y su hermano.

Seis personas fueron halladas muertas en el mar, adonde escaparon cuando el avance de las llamas obligó a los residentes a correr a las playas en pánico.

Más de 700 personas fueron evacuadas por vía marítima hasta el puerto de Rafina.

"Me temo que hay otras víctimas y personas desaparecidas, especialmente personas ancianos", dijo a la AFP un concejal de Rafina, Myron Tsagarakis.

"Hoy Grecia está en duelo", declaró el primer ministro Alexis Tsipras, al anunciar en un mensaje televisivo tres días de duelo en el país. La presidencia de la República anuló los actos previstos el martes para conmemorar el restablecimiento de la democracia en Grecia, en julio de 1974.

En Mati, la violencia de los vientos "provocó una progresión fulminante del fuego en el tejido urbano", explicó la portavoz de los bomberos, Stavroula Maliri.

Autoridades y voluntarios trabajan para ayudar a los afectados, con colectas y distribución de agua, comida y ropa, mientras que las personas sin casa fueron trasladadas a hoteles.

La identificación de las víctimas se anuncia larga en esta zona muy frecuentada por turistas extranjeros.

- Envío de ayuda -

El país, que activó el mecanismo europeo de protección civil, está contando con la ayuda, especialmente en medios aéreos, de España, Francia, Israel, Bulgaria, Turquía, Italia, Macedonia, Portugal y Croacia, mientras recibía mensajes de condolencia desde el extranjero.

"La Comisión Europea no escatimará en sus esfuerzos por ayudar a Grecia", tuiteó su presidente Jean-Claude Juncker. "El dolor de los siniestrados nos afecta a todos", afirmó por su parte la canciller alemana Angela Merkel.

El papa Francisco transmitió "su profunda tristeza", mientras que el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg expresó "la solidaridad" de la Alianza.

El gobierno griego anunció que correrá con el coste de las exequias y aprobará medidas fiscales a favor de los damnificados. La fiscalía de la Corte Suprema abrió una investigación sobre las causas del siniestro.

El portavoz del gobierno, Dimitris Tzanakopulos, dijo el martes que hubo "15 focos de incendio simultáneos en tres frentes diferentes" en Ática. Estados Unidos prestó un dron para sobrevolar Ática y "observar y detectar cualquier actividad sospechosa", agregó.