Saltar al contenido principal

Decenas de muertos tras ataques yihadistas en el sudoeste de Siria

Imagen de archivo.
Imagen de archivo. Mohamad Abazeed / AFP

Una prueba más de que el autodenominado Estado Islámico aún no desaparece. El grupo yihadista está detrás de los ataques en la zona de As-Suwayda, cerca de la frontera con Jordania, en los cuales habrían muerto más de 220 personas.

ANUNCIOS

Charcos de sangre en medio del caos. Ese fue el panorama que revelaron los medios oficialistas sirios tras los ataques en la región de As-Suwayda, en el sudoeste del país. En estos territorios supuestamente totalmente controlados por el Gobierno, el autodenominado grupo Estado Islámico (EI) perpetró una ofensiva de una magnitud nunca antes vista al menos en el último año.

“Cuatro kamikazes hicieron detonar sus cinturones explosivos en la ciudad de As-Suwayda”, capital de la provincia del mismo nombre, indicó a la agencia AFP el director del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahmane. La ONG contabiliza 221 personas muertas por causa de estos ataques, dentro de los cuales hay 127 civiles, incluyendo 17 mujeres y 5 niños.

“Además de los ataques suicidas, los yihadistas atacaron pueblos y mataron a habitantes en sus casas”, agregó Rahmane. Por su parte, la agencia oficialista Sana y la televisión de Estado confirmaron muertos y heridos en lo sucedido.

Nueva ola de violencia yihadista en plena reconquista del Gobierno

“Unidades del ejército lanzaron una contraofensiva para rechazar a los terroristas de Daech (acrónimo en árabe del EI)”, se podía escuchar en la televisión. Lo cual confirmó la respuesta con bombardeos que dieron las tropas de Bashar al-Ásad a esta ofensiva.

Esta ola de violencia interviene en pleno contexto de reconquista de las provincias sureñas de Deraa y Quneitra por parte del Gobierno, que las controlaría ya al 90%. Según la agencia Sana, los ataques del EI de este miércoles 25 de julio tendrían el propósito de “aliviar la presión militar” del ejército sirio sobre sus últimos enclaves de estas regiones, “que serán aniquilados”.

A pesar de controlar menos del 3% de Siria, a cambio de la mayoría del territorio durante su apogeo, en 2015, el EI de mostró que continúa teniendo células capaces de lanzar sangrientas ofensivas. Los yihadistas están presentes en pequeños enclaves del sur, en la provincia de Deir ez-Zor (este), cerca de Homs (centro) y del bastión rebelde de Idlib (noroeste).

Con el apoyo del aliado ruso desde 2015, el poder de Bashar al-Ásad recupera cada vez más fuerzas y controla ahora el 60% del país. Sin embargo, la difícil eliminación del EI, sumado a la multiplicación de los actores internos y externos, recuerda la complejidad de este conflicto que deja más de 350.000 muertos desde 2011.

Con AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.