Saltar al contenido principal

Centenares de inmigrantes de África saltan la valla del enclave español de Ceuta

Aboubakar y un compañero migrante caminan en el bosque el 5 de julio de 2018, cerca de la valla que separa Fnideq y el enclave de Ceuta en Marruecos, en el norte de África.
Aboubakar y un compañero migrante caminan en el bosque el 5 de julio de 2018, cerca de la valla que separa Fnideq y el enclave de Ceuta en Marruecos, en el norte de África. Fadel Senna / AFP

El enclave español de Ceuta vivió una nueva entrada masiva de migrantes subsaharianos. Por lo menos 400 personas habrían entrado a la ciudad en el norte de África, tras saltar la doble valla metálica.

Anuncios

No es la primera vez. Centenares de migrantes sin documentos, en su mayoría del África subsahariana, saltaron la valla que separa el enclave europeo en África, del resto del continente. En una nueva irrupción de personas que buscan una mejor vida en Europa.

Y no era un salto fácil. La doble valla metálica de 8.4 kilómetros de longitud está erizada con cuchillas y vigilada por equipos de seguridad del lado español y decenas de guardias del lado marroquí.

Tampoco es el primer salto. El último gran intento masivo ocurrió en febrero de 2017 cuando más de 800 migrantes durante cuatro días irrumpieron en Ceuta. Entre cada salto, centenares esperan su momento, incluso por años. Aguardan en pobres condiciones humanitarias en los bosques circundantes al Ceuta o desde los puertos de la vecina ciudad de Tánger.

Ya habían pasado varios meses sin intentos por cruzar la frontera. Pero los migrantes esperan pacientes su oportunidad, la mayoría huye de la violencia o la pobreza de sus países y saben que no tienen vuelta atrás.

Según fuentes policiales de España, citadas por el diario El País, el salto a la valla se dio a las siete de la mañana en una zona conocida como Finca Berrocal, el punto más débil de la frontera donde las cámaras tienen un punto ciego. Los agentes marroquíes y la Guardia Civil española intentaron contener el intento, pero fueron repelidos con cal viva y lanzallamas caseros.

La Cruz Roja del Ceuta atendió a más de 500 migrantes y según informó vía Twitter, 132 estaban heridos. 22 agentes también resultaron afectados.
 

A pesar de las heridas, muchos de los inmigrantes celebran. Según AFP en el diario local del Ceuta se evidencian fotos de muchachos ensangrentados y sonrientes, con su ropa rota. Y así lo registró un periodista local.

Las autoridades españolas están obligadas a atender los migrantes. Y su centro de recepción no da abasto, tiene capacidad para 512 personas y hoy tiene a 600.

Ante el endurecimiento de las fronteras en países europeos donde gobiernan partidos nacionalistas anti-inmigrantes, España se ha convertido en el principal punto de entrada de los peticionarios de asilo que vienen de África.

Por lo menos 19.000 personas llegaron al país ibérico durante los primeros cinco meses del año, casi la misma cifra del total que llegó en todo 2017.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.