Saltar al contenido principal

Una sola oportunidad para ver el eclipse lunar más largo del siglo XXI

Un eclipse lunar parcial fotografiado desde California, EE. UU., el 31 de enero de 2018.
Un eclipse lunar parcial fotografiado desde California, EE. UU., el 31 de enero de 2018. AFP Archivos

La llamada “luna de sangre” dominará el cielo nocturno de la mayor parte del mundo durante 102 minutos. El tono rojizo que adquirirá se debe a que la Tierra se situará entre el Sol y el satélite, alterando los rayos solares.

ANUNCIOS

Una hora, 42 minutos y 57 segundos. Ese es el tiempo que durará el eclipse lunar más largo del siglo XXI. Durante la noche del viernes 27 al sábado 28 de julio, el cielo ofrecerá su mayor espectáculo en la penumbra, cuando la Tierra se interponga entre el Sol y la Luna, y la atmósfera terrestre produzca efectos sobre la luz solar.

Durante esta fase el satélite adquiere un tono rojizo carmesí, por lo que popularmente se conoce como “luna de sangre” o “luna roja”, lo que hace especiales a este tipo de fenómenos. Aún mejor es que la NASA anunció que a este eclipse total le seguirá un eclipse parcial, por lo que la Luna pasará más tiempo a la sombra de la Tierra, llegando a estar tres horas y 54 minutos.

“Se llama ‘luna de sangre’ porque la luz del sol atraviesa la atmósfera terrestre en su camino hacia la luna y la atmósfera de la tierra se vuelve roja de la misma manera que cuando el sol se pone rojo”, detalló a Reuters Andrew Fabian, profesor de astronomía en la Universidad de Cambridge.

Una alineación perfecta para medir la salud de la atmósfera

Un eclipse normalmente se da cuando un planeta o una luna se interpone en el camino de la luz del Sol. En el caso de un eclipse lunar como este, es la Tierra la que impide que la luz del astro llegue hasta el satélite.

En principio no deberíamos verlo desde nuestro planeta, pero sí es posible porque la atmósfera terrestre produce dos efectos sobre la luz del Sol: uno es el fenómeno de refracción, una especie de curva solar que rodea la Tierra hasta la Luna; y el otro es como un atardecer, ya que la atmósfera dispersa los rayos rojos sobre la superfície de la Luna.

Se espera que este proceso, en sí un momento único, también permita recabar información sobre el estado del agujero de la capa de ozono. Si el tono carmesí es muy intenso, será debido también a la influencia de nubes, emisiones volcánicas y por supuesto partículas contaminantes.

Se podrá ver del Taj Mahal a la Torre Eiffel

Sin duda las miradas de todo el mundo estarán puestas en el cielo, pero el eclipse no podrá verse igual en el Taj Mahal que en la Torre Eiffel. Será visible parcial o totalmente en la mayor parte del mundo, en concreto en Australia, Asia, Europa y África; aunque será la población de Medio Oriente e India los que tendrán las mejores butacas para ver la Luna. En Latinoamérica se apreciará menos, siendo los argentinos y los brasileños quienes más la verán.

Su máximo esplendor estará centrado en el Océano Índico y comenzará a las 18.24 horas GMT, mientras que finalizará a las 21.12 horas GMT. En Sídney los hay que ya se han preparado y verán al satélite teñido desde el Observatorio de la capital australiana: “Nuestro evento está agotado, tenemos cerca de un par de cientos de personas que vendrán a verlo con nosotros”, relató uno de los organizadores.

A diferencia de otros fenómenos, esta “luna de sangre”, la más larga del último siglo, podrá observarse a simple vista sin ningún tipo de peligro. Binoculares y telescopios perfeccionarán por supuesto su contemplación.

Marte, a 57,6 millones de kilómetros de la Tierra

Por si fuera poco, Marte no quiso quedarse atrás y será otro de los protagonistas de la noche, ya que el planeta rojo se situará a 57,6 millones de kilómetros de la Tierra. Hacía 15 años que su diámetro visible no era tan grande, y habrá que esperar hasta el año 2035 para poder verlo de tan cerca.

“Es una conjunción de fenómenos rara e interesante”, dijo a AFP Pascal Descamps, astrónomo del Observatorio París-PSL. “La Luna debería tener un tinte rojizo, con un toque de cobrizo, y Marte estará a su lado, muy brillante, con un tono ligeramente anaranjado”, añadió.

El plan más especial para esta noche de viernes a sábado está servido, y lo patrocinan nada menos que la Luna, el Sol, Marte y nuestra Tierra en todo el cielo.

Con AFP, Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.