Saltar al contenido principal

La Iglesia católica, un actor clave en la crisis de Nicaragua

El cardenal católico Leopoldo Brenes hace un gesto durante una misa en la Iglesia Católica Divina de la Misericordia, donde estudiantes se refugiaron luego de ser alcanzados por partidarios progubernamentales armados el 14 de julio en Managua, Nicaragua. Imagen del 22 de julio de 2018.
El cardenal católico Leopoldo Brenes hace un gesto durante una misa en la Iglesia Católica Divina de la Misericordia, donde estudiantes se refugiaron luego de ser alcanzados por partidarios progubernamentales armados el 14 de julio en Managua, Nicaragua. Imagen del 22 de julio de 2018. Oswaldo Rivas / Reuters

En medio del conflicto que ha dejado más de 400 muertos según las ONG locales, la Iglesia actúa como única impulsora de un diálogo entre los manifestantes y el Gobierno. Atacada y amenazada, Ortega rechaza su propuesta de adelantar las elecciones.

Anuncios

El pasado 26 de julio, Nicaragua superó los cien días de una crisis que comenzó con un proyecto de reforma de la seguridad social. En todo este tiempo, la Iglesia ha pedido una solución pacífica, a la vez que ha sido objeto de ataques y se ha convertido en un ente político en un país principalmente católico.

Aunque las negociaciones se encuentran en un punto muerto, la Iglesia nicaragüense intenta alcanzar un diálogo nacional con el Gobierno de Daniel Ortega. Su objetivo es frenar la cifra de muertos, que ya asciende a 295 según la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y a más de 440, según las ONG locales, además de convocar elecciones anticipadas. Sin embargo, el presidente ve en esta propuesta un intento de "golpe de Estado".

Esta acusación le ha costado a la Iglesia varias amenazas y ataques armados, siendo el de Masaya (ciudad símbolo en contra el Gobierno) uno de los más graves al vivir un bombardeo de más de 7 horas. Fue ahí donde la Iglesia abrió sus puertas y se convirtió hasta en un hospital improvisado. Nuestros enviados especiales hablaron con varios clérigos nicaragüenses, algunos implicados en las negociaciones, que aún tienen fe en una salida a la crisis.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.