Saltar al contenido principal

Carles Puigdemont regresa a Bélgica y pide a Pedro Sánchez que pase a los "hechos"

El expresidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, estrecha la mano del actual presidente Quim Torra, mientras dan una conferencia de prensa conjunta después de su reunión en Bruselas, el 28 de julio de 2018.
El expresidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, estrecha la mano del actual presidente Quim Torra, mientras dan una conferencia de prensa conjunta después de su reunión en Bruselas, el 28 de julio de 2018. John Thys / AFP

El exlíder catalán celebró junto al actual presidente Quim Torra la "derrota del Estado español", al no ser extraditado desde Alemania. En su discurso, advirtió que se acaba "el periodo de gracia" para buscar una solución para Cataluña.

Anuncios

El exlíder catalán Carles Puigdemont regresó de nuevo a Bélgica, después de estar cuatro meses en Alemania bajo la atenta mirada de la justicia española, por la que arrastraba una euroorden de extradición. Anulada por el juez Pablo Llarena al no satisfacer todos los delitos que se le imputan por el proceso independentista, el 'expresident' obtuvo al fin libertad de movimientos.

El sábado 28 de julio Puigdemont volvió a la carga y se reunió en Bruselas junto al actual mandatario regional Quim Torra. Una imagen inédita que Torra aprovechó para celebrar la "derrota" de España, nada menos que en la delegación de Cataluña ante la UE.

"Hoy es un día de derrota para el Estado español. En Alemania ha perdido una batalla judicial y habrá más que perderán. ¿Cuántas derrotas judiciales necesitan para darse cuenta de que un problema político necesita una solución política?", expresó el nuevo 'president' Quim Torra.

Mucho más calmado, con esta rueda de prensa Puigdemont dio inicio a su agenda política cuyo objetivo es concienciar sobre el proceso soberanista, que denominó como "la causa justa del pueblo catalán". "Actuaré como lo que soy, un hombre libre con mis ideas políticas, mis deberes, pero sin necesidad de pedir asilo político", aclaró.

Primera tarea: mensaje para Pedro Sánchez

Sin embargo, hay un lugar en el que Puigdemont aún no es "un hombre libre", y es en casa. Por eso, su primer mensaje fue dirigido al nuevo presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Aunque Sánchez se ha mostrado mucho más conciliador con Cataluña que el anterior mandatario Mariano Rajoy (llegando a verse con Torra el pasado 9 de julio), Puigdemont le advirtió que su "periodo de gracia se acaba" por lo que "es razonable pensar que tras el verano, (Sánchez) nos ilumine sobre cuál es su receta" para Cataluña.

Si algo remarcaron ambos políticos catalanes, de una forma u otra, es que su postura es la de "diálogo, diálogo y diálogo", sin descartar una "mediación" con el Gobierno central, pero con el fin de que "esta legislatura va de derecho a la autodeterminación, de presos políticos y exiliados".

No descartaron hacer un nuevo referendo, pero tampoco aclararon si renunciarían completamente a la vía unilateral, como la de octubre de 2017. Así que dejaron en manos de Sánchez "hacer los deberes" y "pasar de los gestos a los hechos", pese a que este ha reconocido este conflicto como un problema político. Algo que no había sucedido con ningún otro dirigente español.

Segunda tarea: mantener "la internalización del conflicto catalán"

La rueda de prensa fue seguida de un viaje a Waterloo, municipio a 20 kilómetros de Bruselas, donde Puigdemont tiene una vivienda bautizada como la 'Casa de la República'.

Desde allí, mientras no pueda regresar a Cataluña, se ha propuesto mantener viva la "internalización del conflicto catalán", aclarando que el presidente ahora "es Quim Torra, es quien comparece ante el Parlament".

El primer acto en Waterloo fue una fiesta de recibimiento y de apoyo a los funcionarios catalanes encarcelados, para los que piden libertad. "Mi viaje no terminará hasta que todos los prisioneros políticos sean liberados, puedan volver del exilio y los catalanes puedan ejercer su derecho a la libre determinación", defendió Carles Puigdemont.

Con EFE y medios regionales

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.