Saltar al contenido principal

Cesado el ministro de Electricidad de Irak tras tres semanas de protestas

Anuncios

Bagdad (AFP)

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, destituyó este domingo al ministro de Electricidad, Qasem al Fahdaui, informó su oficina después de tres semanas de manifestaciones en el sur de Irak para denunciar la penuria crónica de electricidad.

Esta decisión fue tomada "debido al deterioro del sector de la electricidad", precisó la oficina del primer ministro.

La dimisión de Fahdaui era una de las reivindicaciones de los manifestantes que salieron a protestar en el sur del país y en Bagdad, cuando los hogares iraquíes solo tienen suministro eléctrico unas horas al día.

Abadi en realidad "suspendió" a Fahdaui, según el comunicado, porque solo el parlamento está autorizado a destituir definitivamente a un ministro. Como Irak lanzó a principios de julio un nuevo recuento de los resultados de las legislativas de mayo, la apertura de la sesión del parlamento está retrasada.

La escasez y los cortes del suministro eléctrico son crónicos en este país rico en petróleo y Electricidad es una cartera de alto riesgo en todos los gobiernos.

Desde la caída de Sadam Husein en 2003, Irak invirtió oficialmente 40.000 millones de dólares en modernizar su red eléctrica, pero una parte de esta suma fue malversada.

Al menos dos exministros de Electricidad están acusados de corrupción, especialmente por contratos fantasma de varios millones de dólares.

Uno de los predecesores de Fahdaui, Karim Wahid, ya tuvo que dimitir después de importantes manifestaciones.

En los años transcurridos desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003, el consumo de electricidad aumentó mucho debido a la llegada masiva de los electrodomésticos, ordenadores, antenas parabólicas y teléfonos móviles.

Hace ya tiempo que los iraquíes cuentan más con los generadores instalados en cada esquina por empresas privadas que con las escasas horas diarias de electricidad pública.

Las compañías iraníes que suministraban una importante cantidad de electricidad al sur del país cortaron recientemente el suministro por falta de pago.

Los responsables iraquíes tratan de justificar la falta de inversiones y el deterioro de la red por la caída del precio del petróleo, que es la principal fuente de ingresos del Estado. Responsabilizan también a la población que, en su gran mayoría, no paga sus facturas de electricidad a las compañías públicas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.