Saltar al contenido principal

La marcha a favor de los obispos que conmovió Nicaragua

Un grupo de manifestantes durante la marcha a favor de los obispos en Managua, Nicaragua, el 28 de julio de 2018.
Un grupo de manifestantes durante la marcha a favor de los obispos en Managua, Nicaragua, el 28 de julio de 2018. Jorge Torres / EFE

Miles de personas marcharon para respaldar a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua luego de que el presidente Daniel Ortega los calificara de "golpistas". Horas después, una marea de sandinistas expresó su apoyo al mandatario.

Anuncios

En Nicaragua los obispos son héroes. Más allá de sus sotanas y plegarias, están sus intervenciones de diálogo en medio de los enfrentamientos entre las fuerzas del Gobierno de Daniel Ortega y sus opositores, las mismas que buscan un nuevo milagro: la paz.

Pero, hace pocos días, Ortega intentó ponerles un nuevo apellido: el de "golpistas", un intento que resultó infructuoso, pues miles de ciudadanos se tomaron las calles para mostrar su solidaridad y agradecimiento con la gestión de los que califican como "mediadores".

El "Movimiento de Autoconvocados" fue el que organizó la marcha que inició en la rotonda Jean Paul Genie, en el sur de Managua, y terminó ante la Catedral Metropolitana de esta ciudad en la que decenas de banderas blancas fueron ondeadas en favor de los obispos y varios minutos de silencio le dieron espacio a la reflexión.

Un grupo de más de 40 médicos se sumó a la emotiva manifestación en la que algunas de las madres de las cerca de 295 víctimas mortales de los enfrentamientos entonaron, entre lágrimas, cánticos católicos en alusión al diálogo.

Para los católicos, la de Ortega es una campaña de desprestigio contra la labor de los obispos en medio de las crisis. Algunos de los asistentes denunciaron que las "oscuras intenciones" el mandatario incluso han terminado en la profanación de varias parroquias.

La razón de Ortega para tildar de "golpistas" a los obispos fue la de su propuesta de adelantar las elecciones de 2021 a 2019. Ante la negativa del presidente, el país continúa atravesando el episodio más sangriendo de su historia desde 1980, cuando también Ortega estaba en el poder.

La respuesta sandinista a la marcha a favor de los obispos

El fervor de los fieles y opositores de Ortega atizó el fuego de cientos de sandinistas que convocaron una contramarcha para expresar su apoyo al presidente en un recorrido desde la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua hasta la popular rotonda que lleva el nombre del fallecido líder venezolano Hugo Chávez.

A lo largo de poco más de cinco kilómetros, los sandinistas llevaron pancartas y respaldaron el que catalogan como un "proceso revolucionario" liderado por Ortega y su gabinete.

Carlos Gámez, uno de los manifestantes sandinistas, aseguró que Ortega es el único presidente que ha tratado de eliminar la corrupción en el territorio nicaragüense. Para él, son los opositores quienes quieren acabar con su país.

Como Gámez, son muchos los que llaman a Ortega "comandante" y que creen que su Gobierno debe seguir a pesar de la sangrienta ola de violencia que inició el 18 de abril, cuando la idea de tener que convocar una marcha para respaldar a los obispos y su intención de paz no hacía parte de las posibilidades de los hoy viven conmovidos por el conflicto.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.