Elecciones en Camboya

Camboya: oposición tilda de "huecas" las elecciones generales

El primer ministro de Camboya y presidente del Partido Popular Camboyano (CPP) Hun Sen se prepara para emitir su voto mientras su esposa Bun Rany permanece a su lado en una mesa electoral durante unas elecciones generales en Takhmao, provincia de Kandal, Camboya el 29 de julio de 2018.
El primer ministro de Camboya y presidente del Partido Popular Camboyano (CPP) Hun Sen se prepara para emitir su voto mientras su esposa Bun Rany permanece a su lado en una mesa electoral durante unas elecciones generales en Takhmao, provincia de Kandal, Camboya el 29 de julio de 2018. Samrang Pring / Reuters

El partido oficialista liderado por el primer ministro Hun Sen reclamó una amplia victoria en los comicios generales. Sus opositores calificaron el proceso electoral como un "retroceso" para la democracia de su país.

Anuncios

Aunque Camboya acabó de vivir sus sextas elecciones generales desde 1993, la autocracia toma forma en el Gobierno liderado por Hun Sen, del Partido Popular Camboyano (PPC), que habría ganado ampliamente los comicios según el recuento de los resultados preliminares.

La formación del primer ministro consiguió más del 70 por ciento de los votos en cada una de las 25 provincias del país, según la última actualización de datos de la Comisión Electoral.

"El PPC, logró el 77.5 % de los votos y ganó todos los escaños parlamentarios", dijo a Reuters por teléfono el portavoz de esa colectividad, Sok Eysan.

El partido gobernante dirigido por Sen, que ostenta el cargo de primer ministro desde 1985, lograría así extender su mandato un lustro más. El año pasado, bajo su poder, el Tribunal Supremo disolvió al Partido Nacional de Rescate de Camboya (CNRP), principal movimiento de oposición y encarceló a su líder, Kem Sokha, por cargos de traición contra el Estado.

De ese modo el país asiático llegó a unas elecciones sin una oposición fuerte, poco apoyo de la comunidad internacional y muchas sospechas. Por ejemplo, en su mayoría las pocas candidaturas que se presentaron fueron creadas en los meses previos al proceso electoral.

“Las elecciones marcaron la muerte a la democracia en Camboya”

Para el subdirector de asuntos exteriores del CNRP, Monovithya Kem, “el 29 de julio de 2018 marcó la muerte de la democracia en Camboya y el resultado anunciado por el PPC y el Comité Electoral Nacional debe ser totalmente rechazado por la comunidad internacional".

Los críticos del Gobierno y algunas organizaciones de derechos humanos señalan que estas elecciones son un retroceso para la consolidación de una democracia estable en su país ya que el gobierno disolvió el único partido con el que podía competir y quiso dar una apariencia de legalidad a una estrategia que utilizó para mantenerse en el poder.

La Vicepresidenta del Partido Nacional de Rescate de Camboya (CNRP), Mu Sochua y la Directora Adjunta de Asuntos Exteriores del CNRP, Monovithya Kem, celebraron una conferencia de prensa en Yakarta, Indonesia, el 30 de julio de 2018.
La Vicepresidenta del Partido Nacional de Rescate de Camboya (CNRP), Mu Sochua y la Directora Adjunta de Asuntos Exteriores del CNRP, Monovithya Kem, celebraron una conferencia de prensa en Yakarta, Indonesia, el 30 de julio de 2018. Willy Kurniawan / Reuters

“Esto parece una elección en un país comunista o en países dominados por una junta militar donde las personas son obligadas a votar o las figuras son manipuladas por las autoridades”, aseguró Sam Rainsy líder de la oposición camboyana exiliado en París.

Rainsy, expresidente del CNRP, dijo que la elección fue una victoria "hueca" para Hun Sen, un excomandante del Khmer Rouge (Jemeres rojos) que ha gobernado Camboya durante casi 33 años.

Según el Comité Nacional Electoral, se registró una participación del 80 % en estos comicios. Así, el Gobierno superó la cifra que obtuvo en las elecciones de 2013 donde logró el 69 % del respaldo ciudadano frente al 44% del Partido Nacional de Rescate de Camboya.

Críticas y apoyo de la comunidad internacional al Gobierno de Hun Se

Las potencias mundiales están dividas en sus posiciones sobre el panorama político que se cierne sobre Camboya. Mientras Estados Unidos tilda de “elecciones defectuosas” al proceso que da como virtual vencedor al oficialismo, China extiende su respaldo al régimen del PPC.

En un comunicado emitido por la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, Washington condenó la contienda electoral “ya que excluyeron al principal partido de la oposición del país y eso representa el retroceso más significativo hasta ahora para el sistema democrático consagrado en la constitución de Camboya”.

En el documento, Sanders explicó que la administración Trump consideraría una expansión de la restricción de visas a algunos miembros del Gobierno camboyano como represalia por los comicios organizados.

En esta misma dirección se encuentra la Unión Europea, que amenazó a la nación asiático con imponer sanciones económicas.

Sin embargo, desde Beijing se mira con otros ojos al Gobierno de Hun Se, pues ofreció cálidas felicitaciones por unas elecciones que calificó "sin problemas".

China, que cada vez se consolida más como un importante aliado de Nom Pen, ha destinado miles de millones de dólares en asistencia para el desarrollo y préstamos a Camboya a través de marcos bilaterales y su iniciativa Belt and Road para construir una nueva Ruta de la Seda.

"A China no le importa ninguna consideración de derechos humanos mientras Camboya o cualquier otro país sirva a su interés, China traerá y brindará apoyo”, concluyó Rainsy.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24