Elecciones en Zimbabue

Zimbabue celebra las primeras elecciones sin el expresidente Robert Mugabe

Los partidarios del Movimiento de Oposición para el Cambio Democrático (MDC) celebran en las calles mientras asisten a la manifestación final de su partido para las elecciones generales de Zimbabue, el 28 de julio de 2018.
Los partidarios del Movimiento de Oposición para el Cambio Democrático (MDC) celebran en las calles mientras asisten a la manifestación final de su partido para las elecciones generales de Zimbabue, el 28 de julio de 2018. Alex McBride / AFP

5,6 millones de zimbabuenses están llamados a las urnas para elegir a un nuevo presidente. En la era pos-Mugabe, es Emmerson Mnangagwa, actual jefe de Estado quien le arrebató el Gobierno, y el opositor Nelson Chamisa los que se disputan los votos.

Anuncios

El tablero político zimbabuense tiene una oportunidad de cambio este 30 de julio. Y es que tras cuatro décadas con Robert Mugabe al mando, algo podría cambiar en los primeros comicios presidenciales, legislativos y municipales que se celebran hoy sin la presencia del exmandatario.

Todo dependerá del voto de los 5,6 millones de zimbabuenses llamados a las urnas, que desde las 07.00 hora local (05.00 GMT) amanecieron con grandes colas de gente, tanto en la capital Harare como en otras partes del país. Los 10.985 colegios electorales permanecerán disponibles hasta las 19.00 hora local (17.00 GMT).

Si estas son las primeras elecciones sin el histórico líder que gobernó desde 1980 hasta 2017, también son particulares por la cifra récord de 23 candidatos que se presentan. No obstante, la carrera presidencial tiene desde hace semanas dos principales competidores en liza: el actual jefe de Estado y antigua mano derecha de Mugabe, Emmerson Mnangagwa (Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico), y el líder de la coalición opositora Movimiento por el Cambio Democrático, Nelson Chamisa.

Zimbabue, entre una vieja o una nueva política

Mnangagwa fue el vicepresidente de Mugabe entre los años 2014 y 2017. Una confianza que se rompió cuando en noviembre del año pasado apartó al expresidente al ver que este quería destituirlo. No solo tomó su relevo en lo que Mugabe ha definido como un “golpe de Estado”, sino que lo sustituyó al frente del partido Zanu-PF que el mismo exmandatario fundó.

Emmerson Mnangagwa (75 años) busca con estas elecciones legitimarse democráticamente en el poder. Ha prometido haber trazado una línea entre su política y la de su antecesor, con el fin de restablecer la democracia y reconducir la economía zimbabuense. También se comprometió a que estas serían unas elecciones “libres, justas y creíbles”. Pero sus detractores desconfían y lo señalan como uno de los ejecutores de la represión durante la era Mugabe.

Por esa razón, el segundo candidato, Nelson Chamisa, representa con su juventud (40 años) una aparente nueva política. Es en esa línea que intentará seducir a un electorado que busca terminar con los males del pasado. Uno de ellos ya lo ha denunciado Chamisa, que considera que la Comisión Electoral (ZEC) está de parte de la Zanu-PF.

El ajuste de cuentas de Mugabe, previo a los comicios

Al menos por ahora, en lo que respecta al presente, Zimbabue parece cambiar. Por primera vez en 16 años, el país contará con observadores internacionales (sobre todo de la Unión Europea, EE. UU. y la Commonwealth) que participarán en el escrutinio final, cuando desde 2002 tenían vetada la entrada. Una decisión que el Gobierno en funciones de Mnangagwa tomó el pasado abril, con el deseo de “volver a relacionarse con Occidente”.

Aunque en las papeletas no aparecerá el nombre de Robert Mugabe, este no evitó ajustar sus cuentas un día antes de los comicios. Este domingo 29 de julio, en una sorpresiva rueda de prensa en su residencia privada, el expresidente afirmó que no votará "por aquellos que me atormentaron", en referencia a Mnangagwa y a la formación Zanu-PF. De manera implícita, llamó a los electores a que dieran su voto a Nelson Chamisa, paradójicamente su antiguo rival.

Las últimas encuestas dan como ganador a Emmerson Mnangagwa, aunque solo con una ventaja de tres puntos porcentuales sobre Chamisa. Si el vencedor no obtiene el 50% de los votos más uno, Zimbabue tendrá que vivir una segunda vuelta presidencial el próximo 8 de septiembre.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24