Saltar al contenido principal

Colombia: suspenden proceso sobre presunta manipulación de testigos contra el expresidente Uribe

El expresidente colombiano Álvaro Uribe ofrece una rueda de prensa en su residencia, el 30 de julio de 2018.
El expresidente colombiano Álvaro Uribe ofrece una rueda de prensa en su residencia, el 30 de julio de 2018. EFE

La Corte Suprema, que abrió investigación formal a Uribe por los presuntos delitos de soborno y fraude procesal, suspendió el proceso mientras se resuelve la recusación que interpuso el exmandatario.

Anuncios

Los medios colombianos conectaron en la mañana del 30 de julio con Rionegro, una localidad del noroccidente del país. La razón: Álvaro Uribe Vélez había convocado a una rueda de prensa.

El que estuviera al frente del Gobierno de Colombia durante dos periodos (2002–2010) recusó a tres magistrados de la Corte Suprema en la investigación que esta sala había abierto en su contra por presuntamente manipular testigos.

Uribe alegó falta de garantías de los magistrados que lo investigan asegurando que al menos uno de ellos ha filtrado información a la prensa. “Deberían declararse impedidos, una cosa de esas en otro país lleva a un magistrado a renunciar a la Corte”, explicó el expresidente en la comparecencia dada en un establo de su propia finca.

La respuesta de la Corte fue suspender la investigación “mientras se tramita dicho incidente”. El domingo, este tribunal había fijado para el 3 de septiembre el llamado para Uribe y el congresista Álvaro Hernán Prada, también involucrado en la causa.

El caso que presiona a Uribe comenzó paradójicamente con una investigación que él mismo propició. Fue en 2012 cuando el prominente político denunció al congresista de izquierda Iván Cepeda, de contar con falsos testigos para establecer nexos entre él y bandas paramilitares durante su época como gobernador del departamento de Antioquia (1995–1997).

En febrero de este año, la Corte Suprema dejó de tramitar la denuncia de Uribe y comenzó una nueva investigación por soborno y fraude procesal, relacionada con manipulación de testigos.

El hombre estrella de esta causa es un antiguo paramilitar conocido como Juan Guillermo Monsalve, que se encuentra en prisión. Monsalve ha asegurado que hay vínculos entre Uribe y esos grupos armados ilegales que tuvieron su mayor punto de influencia en la década del 90.

Testigos anónimos han entregado grabaciones a la justicia para demostrar las presuntas presiones desde el entorno del antiguo mandatario para que Monsalve cambie su versión. Uribe por su parte ha asegurado que dichas pruebas se recolectaron con la ayuda de la inteligencia británica en lo que definió como una “treta”.

Es por esta indagación que el antiguo mandatario colombiano anunció el 24 de julio que renunciaba a su escaño en el Senado (Cámara Alta), sin embargo, este lunes no quiso aclarar si abandonará el Parlamento.

El todavía congresista expresó que llevará esta situación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Uribe fue el senador más votado en las recientes elecciones legislativas de mayo y es el líder del partido Centro Democrático, la principal fuerza de dicha sala. Es además el principal soporte del presidente electo Iván Duque, que asumirá el poder el 7 de agosto.

El apoyo del exjefe de Estado fue crucial para que Duque pasara de ser un joven congresista, a convertirse en el sucesor de Juan Manuel Santos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.