Saltar al contenido principal
Caso Benalla

Caso Benalla: mociones de censura contra Macron no prosperaron en la Asamblea Nacional

Los partidos de izquierda y derecha convergieron en denunciar la "deriva autocrática del Estado de derecho" por el "caso Benalla".
Los partidos de izquierda y derecha convergieron en denunciar la "deriva autocrática del Estado de derecho" por el "caso Benalla". Philippe Wojazer / Reuters

El partido gubernamental logró frenar las iniciativas contra Macron luego de que el escándalo del excolaborador del presidente francés, Alexandre Benalla, escalara al Parlamento.

Anuncios

La oposición en el Parlamento francés no alcanzó este 31 de julio a tener los 289 votos necesarios para que prosperaran la mociones de censura convocadas por el manejo que le dio el Gobierno de Emmanuel Macron al caso del exintegrante del equipo de seguridad presidencial Alexandre Benalla, que agredió a algunos manifestantes durante las manifestaciones del 1 de mayo con indumentaria que lo identificaban como policía.

La bancada opositora de Los Republicanos (centro-derecha) solo logró conseguir 143 votos en la primera moción. Y en la segunda iniciativa, esta presentada por los tres grupos de izquierda, tampoco se logró consenso: solo se recogieron 74 sufragios a favor.

Al no respaldarse derecha e izquierda mutuamente las iniciativas se estrellaron contra la mayoría del partido gobernante República en Marcha, fundado por Macron.

Así, el jefe de Estado francés salió invicto en el primer gran escándalo y la primera moción de censura que afronta su Ejecutivo desde que se formó en junio de 2017.

Pero las críticas no fueron suaves. Luego de la votación, el integrante del Parlamento y primer secretario del Partido Socialista, Olivier Faure, cuestionó la labor del presidente francés.

"El debate que nos reúne hoy no es para derrocar al Gobierno. La mayoría sigue siendo mayoría. Este es un grito de alarma. Lo esencial es lo que esta historia nos dice acerca de un poder que se cree todopoderoso y cree que no debe rendir cuentas a nadie", dijo el político.

"No es el asunto de un partido, tampoco un asunto de izquierda o de derecha. Es una cuestión de transparencia, de honor, de integridad, de ética", opinó Christian Jacob, presidente de Los Republicanos.

Durante el desarrollo de la sesión, la mayoría que respalda al presidente Macron acusó a la oposición de haber tomado el caso Benalla para llevarlo al terreno político y afectar así la imagen del Ejecutivo.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, defendió que "los actos del 1 de mayo no dicen nada sobre la presidencia de la República. Las tentativas de cuestionar al presidente solo responden a intereses políticos".

Pero la oposición siguió la línea de acusar a los integrantes del Gobierno de haber encubierto las acciones del asesor de seguridad y de haber obstaculizado las investigaciones en su contra, a pesar de las explicaciones de Philippe.

Imagen del presidente Macron se vio afectada por el escándalo

Lo que ya se conoce en Francia como el caso Benalla, ha sido la primera gran crisis de Macron. Su impacto ha afectado notablemente la popularidad del jefe de Estado.

La crisis a raíz del escándalo  ha reducido la popularidad del presidente a un 36% de acuerdo con una encuesta reciente citada por la agencia de noticias Reuters.

Macron fue duramente criticado luego de despedir a quien fungía como miembro de su seguridad personal tras hacerse públicos los videos en los que Benalla aparece vestido de policía y golpeando a un manifestante durante las actividades del 1 de Mayo en París.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.