Más del 92% para el 'Sí' en referéndum en Comoras

Anuncios

Moroni (Comoras) (AFP)

Los comorenses aprobaron por una mayoría aplastante de más del 92% una reforma constitucional muy controvertida, que permite al presidente Azali Asumani bregar por un segundo mandato consecutivo, según los resultados oficiales de un referéndum organizado el lunes y boicoteado por la oposición.

"Les brindo los resultados a nivel nacional. Sí: 172.240, o sea el 92,74% (de votos). No: 13.338, o sea el 7,26%", anunció el presidente de la Comisión electoral, Ahmed Mohamed Djaza, durante una conferencia de prensa en Moroni.

La participación en el referéndum, organizado en el pequeño archipiélago del océano Índico, con una historia política muy agitada, fue del 63,9% de los habilitados para votar, agregó.

La oposición, que juzgó la consulta como "ilegal", denunció un referéndum hecho "a medida" para el presidente Azali Asumani, un exgolpista elegido en 2016 para ejercer la función suprema del país.

La reforma plebiscitada el lunes refuerza sus poderes, permitiéndole bregar por dos mandatos consecutivos, de cinco años actualmente, contra un solo periodo en la actualidad.

La reforma suprime también los tres puestos de vicepresidente y la Corte constitucional, la más alta instancia judicial. También hace del islam la "religión del Estado", en este país con menos de 800.000 habitantes de los cuales el 99% son de confesión musulmana.

La oposición no pudo ser contactada tras el anuncio definitivo de los resultados, pero durante la jornada, en tanto el "Sí" ya estaba ampliamente a la cabeza, manifestó su convicción de que hubo un "amaño".

"¡Qué resultados! Un escrutinio trucado, con cifras prefabricadas, he aquí la consulta popular del presidente Azali", había reaccionado el secretario general del partido Juwa, Ahmed el Barwan, interrogado por la AFP. Unos minutos más tarde, fue detenido por gendarmes cuando circulaba por Moroni, afirmó su entorno.

El anuncio de los resultados del referendo no provocó la menor reacción en la capital Moroni, donde el martes de tarde se vivía la rutina cotidiana.