Saltar al contenido principal

Donald Trump estaría dispuesto a reunirse con la dirigencia iraní "sin precondiciones"

Trump se ha reconocido como un maestro negociador, más efectivo cuando se encuentra cara a cara con sus contrarios.
Trump se ha reconocido como un maestro negociador, más efectivo cuando se encuentra cara a cara con sus contrarios. AFP

Tres meses después de retirar a EE.UU. del acuerdo nuclear iraní y en un cambio de tono después de una escalada verbal, el presidente Trump abrió la posibilidad de encontrarse con Hasan Rohaní. “No hay nada de malo en reunirse”, dijo el mandatario.

Anuncios

“Nunca más vuelva a amenazar a Estados Unidos o sufrirá consecuencias como muy pocos a lo largo de la historia han sufrido antes”, publicó en Twitter el pasado 22 de julio el presidente Donald Trump en un mensaje dirigido al jefe de Estado de Irán, Hasan Rohaní.

Antes, el mandatario persa le había invitado a “no jugar con la cola del león”, lo que provocó la ira del magnate estadounidense. Pero Rohaní no se quedó atrás: “los enemigos deben entender bien que la guerra con Irán puede ser la madre de todas las guerras”, advirtió.

La escalada verbal, que se intensificó desde la retirada de EE.UU. del Acuerdo Nuclear Iraní en mayo pasado, llegó a involucrar a varios miembros de ambos gabinetes con amenazas yendo y viniendo y enrostrando cada quien el control económico o la capacidad de presión en la región.

Pero el tono cambió. Al menos del lado de Trump. Este 30 de julio durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, Trump respondió a los periodistas que estaría dispuesto a reunirse con la dirigencia iraní “sin condiciones previas”.

“Ciertamente me reuniría con Irán si quisieran reunirse. No sé si están listos todavía (...) si pudiéramos resolver algo significativo, no el desperdicio de papel que era el otro trato, ciertamente estaría dispuesto a reunirme”, dijo Trump en la Casa Blanca.

Esta distensión del presidente de EE.UU., al menos en el lenguaje, le abre una oportunidad histórica a ambas naciones pues desde que Estados Unidos cortó relaciones diplomáticas con Teherán en 1979, ningún jefe de Estado estadounidense se ha reunido con un líder iraní. Lo más cercano, como anota Reuters, fue la llamada que el presidente Barack Obama le hizo a Rohaní en 2013 y que rompió un congelamiento de tres décadas entre ambos países.  

“Es bueno para el país, bueno para ellos, bueno para nosotros y bueno para el mundo. Sin precondiciones. Si ellos quieren reunirse, me reuniré. Cuando ellos quieran”, dijo Trump en un notable ablandamiento en la retórica de hace una semana donde decía a su homólogo que “ya no somos un país que soportará sus palabras dementes de violencia y muerte”.

Cambio en la retórica de Trump, ¿herramienta de negociación?

A medida que se acerca la fecha de la entrada en vigor de las sanciones estadounidenses contra la ya maltrecha economía de Teherán, que se prevén para principios de agosto y que Trump calificó como una “presión financiera sin precedentes en la historia”, nuevos desenlaces se empiezan a entretejer con la laxitud de Trump.

El magnate estadounidense se ha autodenominado como un maestro negociador que es más efectivo cuando se encuentra cara a cara con sus contrapartes. Esta vez puso de ejemplo sus recientes entrevistas cara a cara con Kim Jong-un de Corea del Norte y el ruso Vladímir Putin.

Aunque las críticas después de la reunión con Putin fueron severas en su país, la distensión con el eterno enemigo en Corea del Norte lo dejó bien parado en la escena internacional al lograr un encuentro y un acuerdo histórico para cimentar la desnuclearización de la península coreana.

"Creo en la reunión", dijo Trump este 30 de julio refiriéndose a los beneficios de "hablar con otras personas, especialmente cuando se habla de potenciales de guerra y muerte y hambruna y muchas otras cosas".

Aunque Washington culpa a Teherán de jugar un papel "desestabilizador" en Medio Oriente y no se prevé que cambie su política de aumento de sanciones, después de un gesto amable deja con los reflectores apuntando al régimen de los ayatolás.   

Rohaní no ha reaccionado a las palabras de Trump. En una de las últimas intervenciones públicas del mandatario de la República Islámica sobre la posibilidad de negociar Estados Unidos, Rohaní dijo que "negociar hoy con EE.UU. no significa más que rendición y el fin de los logros de la nación de Irán. Si nos rendimos ante un bravucón mentiroso como Trump, saquearán a Irán”.

Informe desde Teherán: se levantan voces en desacuerdo ante la posibilidad de diálogo con Estados Unidos

Por el momento y a pesar de la volatilidad de ambos mandatarios, los otros firmantes del Acuerdo Nuclear (Rusia, China, Reino Unido y Alemania) buscan formas de asegurar su sostenibilidad.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.