Macron - Inmigración

Francia: Senado rebotó el proyecto de ley sobre inmigración

Migrantes y refugiados son evacuados de su campamento por la policía antidisturbios francesa en la plaza Daviais, en Nantes, en el oeste de Francia, el 23 de julio de 2018.
Migrantes y refugiados son evacuados de su campamento por la policía antidisturbios francesa en la plaza Daviais, en Nantes, en el oeste de Francia, el 23 de julio de 2018. Sébastien Salom Gomis / AFP

La Cámara alta del Parlamento galo no se conformó con las modificaciones aportadas por los diputados y reenvió el texto a la Asamblea Nacional. El proyecto de ley continúa causando controversia por su contenido.

Anuncios

El Senado y la Asamblea nacional (AN) de Francia no lograron ponerse de acuerdo en la adopción de la “Ley Asilo e Inmigración” propuesta desde la mayoría presidencial. En debate desde el pasado mes de abril, el proyecto no termina de causar de polémicas y divisiones.

La moción adoptada por los senadores resalta la “falta de una estrategia migratoria” del texto. “Constituye una verdadera ocasión perdida en materia de lucha en contra de la inmigración irregular”, comentó el senador de derecha y relator de la moción, François-Noël Buffet. El congresista de Los Republicanos (LR), criticó también la medida que permitiría la detención de menores de edad y lo que constituye, según él, en “una vulneración intolerable a los derechos fundamentales de las personas más frágiles”.

Es precisamente uno de los componentes que causa fricciones fuera y dentro de los hemiciclos. En un comunicado emitido el 10 de julio, 14 asociaciones denunciaron la medida como contradictoria frente a los compromisos internacionales de Francia. Además, llamaron a aprovechar esta fase de revisión legislativa para “poner fin rápidamente a esta práctica y demostrar el deseo del Gobierno de tratar a los niños y sus familias de manera más digna”.

Las asociaciones denuncian la puesta en detención de 305 niños en 2017

El ministro del Interior, Gérard Collomb, defendió esta disposición relativizando el tiempo de detención. “Trataremos de que la duración sea la más breve posible”, afirmó. “El confinamiento constituye una violación del interés superior del niño, independientemente de su duración”, le respondieron las asociaciones.

Fue el mismo Collomb quien presionó a la mayoría presidencial para que conservara la posible detención de los menores de edad en la ley. Varios diputados de La República en Marcha (LRM) manifestaron su incomodidad frente a este componente del proyecto y quisieron incluso, sin éxito, prohibir el encarcelamiento de niños. Los organismos de defensa de los migrantes contabilizaron a 305 menores de edad recluidos en centros de retención en 2017. La nueva legislación daría un marco normativo a esta tendencia.

Señal de las divisiones internas, durante en la última lectura en la AN, 11 diputados macronistas se abstuvieron y una legisladora de LRM votó en contra y se salvó por poco de una exclusión de su partido.

El “delito de solidaridad”, también en el centro de las críticas

La reclusión de los menores no es el único punto del proyecto de ley que provoca controversia. La prórroga de la duración de la detención de los solicitantes de asilo y el debilitamiento de los recursos de los migrantes en caso de respuesta negativa son vistas por algunos como vulneraciones a los derechos de estas personas.

Además de tener menos tiempo para apelar, los solicitantes podrán inclusive ser expulsados del territorio antes de que las autoridades se pronuncien definitivamente.

Otra medida que indigna a las asociaciones y a la izquierda es el llamado “delito de solidaridad”. El texto de ley sobre asilo e inmigración prevé reforzar la disposición del Código penal francés que sanciona a las personas que ayudan a los migrantes en situación irregular. Varios “ayudantes” de exiliados ya fueron convocados frente a la justicia y en ocasiones condenados por implicarse a favor de estos grupos.

Esta reforma del derecho migratorio es una de las banderas de Emmanuel Macron y del Gobierno de Édouard Philippe. Apenas de las fricciones, su adopción se planea sin mayores trabas, pero podría dejar marcas en el mismo bando presidencial y, en general, una sensación de ‘giro derechista’ del Ejecutivo.

Ese fue el último texto examinado por el Senado para el periodo 2017-2018. La Cámara alta retomará sus labores el próximo 25 de septiembre.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24