Saltar al contenido principal

La espera del ELN por la respuesta del presidente electo sobre los diálogos de paz

Gustavo Bell, el jefe negociador del Gobierno de Colombia, junto a Pablo Beltrán, líder del ELN en los diálogos de paz, durante el cierre del sexto ciclo de conversaciones el 1 de agosto de 2018 en La Habana, Cuba.
Gustavo Bell, el jefe negociador del Gobierno de Colombia, junto a Pablo Beltrán, líder del ELN en los diálogos de paz, durante el cierre del sexto ciclo de conversaciones el 1 de agosto de 2018 en La Habana, Cuba. Ernesto Mastrascusa / EFE

El sexto ciclo de negociaciones entre el saliente Gobierno Santos y el ELN terminó sin un cese el fuego y en medio de la incertidumbre por la respuesta del presidente electo Iván Duque sobre la continuidad de los diálogos.

ANUNCIOS

Para el Ejército de Liberación Nacional (ELN) la paz con el Gobierno de Colombia está "en espera". Tras el fin del sexto ciclo de conversaciones entre ambas partes en La Habana, Cuba, este grupo emitió un comunicado en el que reitera su voluntad de seguir en la mesa.

Con una declaración conjunta como carta de navegación para la que sería la continuación de los diálogos, el ELN asegura que espera la respuesta del electo mandatario Iván Duque con el fin de "afinar los acuerdos pendientes".

A través de su cuenta oficial de Twitter, la delegación del ELN en los diálogos destacó los avances que se produjeron desde el inicio de las conversaciones secretas, en el año 2012, durante la administración del saliente presidente Juan Manuel Santos.

La citada declaración conjunta reseña que la participación de ambas partes en los diálogos se desarrollaría con "plenas garantías de seguridad y de protección" tanto para las comunidades como para las distintas organizaciones y sus representantes.

Al cierre del sexto ciclo, Gustavo Bell, el jefe negociador del Gobierno en la mesa de diálogo, ofreció una declaración en la que afirmó que parte esencial de la "paz completa" impulsada por el presidente Santos durante su mandato está representada en el fin del conflicto con el ELN, además de la firma del Acuerdo con la antigua guerrilla de las Farc.

Entre el 1 de octubre de 2017 y el 9 de enero de 2018, transcurrió un cese el fuego bilateral que le permitió a los colombianos acariciar la idea de vivir sin guerra definitvivamente.

Fueron 101 días sin balas en los que, según cuenta Bell, escuchó la mejor descripción del gozo de la paz, una que salió de los labios de una mujer del pacífico que aseguró que, durante ese periodo, las madres pudieron llevar de la mano a sus hijos a la escuela.

Bell dice que la paz es "el mejor alivio humanitario" y Santos, quien persiguió ese alivio durante los últimos ocho años, también se refirió al fin del ciclo al asegurar, en su cuenta de Twitter, que la participación de la sociedad hace parte de la agenda con el ELN, que la prioridad es un cese el fuego y que tienen los protocolos listos.

Aunque no se llegó a una tregua, Santos señaló que lo que sigue ahora es que el Gobierno entrante, el de Duque, examine si mantiene los esquemas que serán validados por la Organización de Naciones Unidas.

Así las cosas, el objetivo de alcanzar la paz con el ELN dependen ahora de la voluntad de la nueva Administración, la cual tendrá en sus manos la decisiva tarea de continuar o no con las conversaciones que siembran entre los colombianos la esperanza de alcanzar una paz completa.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.