Saltar al contenido principal

"Cuadernos de Corrupción" en Argentina: en la mira USD 65 millones en EEUU

Anuncios

Buenos Aires (AFP)

La justicia argentina tiene en la mira sospechosas inversiones por valor de 65 millones de dólares en Estados Unidos del que fuera secretario privado del expresidente Néstor Kirchner, y busca vínculos con el escándalo de "los cuadernos de corrupción" por supuestos sobornos para adjudicación de obra pública.

La Unidad de Información Financiera (UFI) fue la que puso el nuevo dato en escena, al ofrecer su cooperación a la justicia por una investigación paralela sobre el presunto enriquecimiento ilícito de Daniel Muñoz, ya fallecido y exsecretario de Kirchner, muerto en 2010.

Muñoz habría tenido unos 65 millones de dólares en propiedades en Miami a través de empresas offshore, y la UIF sospecha que ese dinero forma parte de los 160 millones de dólares que, según la fiscalía, sumaron los presuntos sobornos para obra pública.

El de Muñoz es uno de los tantos nombres mencionados en "los cuadernos de la corrupción", como se conoce las minuciosas anotaciones del hombre clave de la causa, Oscar Centeno, chofer del número dos del Ministerio de Planificación (obras públicas), divulgados por el diario La Nación.

Centeno llevó apuntes sobre retiros y entregas de bolsos con dinero que acompañó entre 2005 y 2015, durante los gobiernos del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Kirchner (2007-2015).

Ya hay 16 empresarios y exfuncionarios detenidos a disposición de la justicia en una causa en la que la ahora senadora Kirchner será indagada el 13 de agosto, como jefa de una supuesta asociación ilícita.

El juez Claudio Bonadio pidió al Senado que se le quite la inmunidad parlamentaria para poder allanar su domicilio y su oficina legislativa.

Los fueros no impiden que un legislador sea procesado, juzgado e incluso condenado, pero no puede ser detenido. Kirchner es la opositora mejor posicionada y podría aspirar a competir por un nuevo mandato en 2019.

- "Grupito dueños del poder" -

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, se refirió este viernes por primera vez al caso, en un acto con jubilados.

"Necesitamos que la justicia nos diga si esto es verdad, que nos demuestre que no hay impunidad", aseveró.

"A veces uno siente que hay unos pocos que nos toman el pelo a millones... Hay un grupito que se cree dueño del poder y que está por arriba de todo", dijo sobre la causa, aunque sin dar nombres.

- Mecanismo sistémico -

El caso "es potencialmente lo más parecido al Lava Jato", explicó a la AFP el sociólogo y filósofo de la Universidad de Buenos Aires Marcos Novaro, en alusión al escándalo de corrupción en Brasil, pero advirtió que "dependerá de la solidez de la prueba y que aparezcan arrepentidos".

"La cantidad de empresarios que están involucrados es muy grande. Hay varios más que no están todavía en las listas. Es muy sistémico todo. El mecanismo fue sostenido durante diez años, en algún lugar deben estar esas cuentas que permitan decir que está probado", estimó Novaro.

El juez Bonadio analiza este viernes varios pedidos de excarcelación, entre ellos el del titular de la Cámara de la Construcción de Argentina, Carlos Wagner, el del chofer Oscar Centeno, y de su expatrón Roberto Baratta, mano derecha del exministro Julio de Vido, quien está encarcelado en otra causa de supuesta corrupción.

Entre los 16 detenidos también están los empresarios Gerardo Ferreyra y Jorge Neyra, de la constructora Electroingeniería, y Javier Sánchez Caballero, exgerente general de IECSA, compañía que perteneció al grupo empresarial de un primo de Macri.

Este viernes se entregó otro exfuncionario, Fabián García, y el empresario Juan Carlos de Goycochea, exdirectivo de la española Isolux Corsan en Argentina. Este último se presentó a la justicia tras regresar de esquiar, según la prensa.

"Hay que ver si aparecen los cuadernos mismos y si hay ligazón entre los datos que arrojan los cuadernos y el movimiento de fondos que involucra a las personas", advirtió Novaro.

Hasta ahora, la justicia solo cuenta con fotos y fotocopias de los ya célebres cuadernos, cuya autoría admitió el chofer frente al fiscal Carlos Stornelli.

Stornelli acompañó a Centeno a sus dos casas en búsqueda de los cuadernos pero no fueron encontrados.

"Dictaron la prisión preventiva de mucha gente con unas fotocopias. Nunca vi algo así. Bonadio se quedó con la causa cuando la debería haber mandado a sorteo y ni siquiera tiene los cuadernos: es todo muy raro", dijo a radio FM La Patriada Alberto Fernández, exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.