Pena de muerte en Filipinas

Filipinas: Rodrigo Duterte insiste en restaurar la pena de muerte

El presidente filipino Rodrigo Duterte pronuncia su discurso sobre el Estado de la Nación en la Cámara de Representantes en la ciudad de Quezon, Filipinas, el 23 de julio de 2018.
El presidente filipino Rodrigo Duterte pronuncia su discurso sobre el Estado de la Nación en la Cámara de Representantes en la ciudad de Quezon, Filipinas, el 23 de julio de 2018. Czar Dancel / Reuters

El presidente Rodrigo Duterte quiere restablecer la pena capital pese a que el papa Francisco la consideró “inadmisible” dentro del catolicismo. Esta práctica fue abolida en Filipinas en 2006.

Anuncios

Una vez más Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas, es blanco de fuertes críticas por parte de los defensores de los derechos humanos. Nada parece detenerlo en su violenta lucha por combatir y erradicar el narcotráfico en su país, situación que ha cobrado la vida de miles de personas en operaciones oficiales y clandestinas.

“Sigue siendo una de las prioridades de la administración restaurar la pena de muerte para los delitos más graves relacionados con drogas. Pero la decisión está ahora en manos del Senado", subrayó e portavoz presidencial, Harry Roque, en rueda de prensa.

La Cámara de Representantes filipina ya dio luz verde en marzo del 2017 a ese proyecto de ley, una de las promesas electorales de Duterte para endurecer las penas hacia los narcotraficantes.

Pese a que el 85% de los filipinos son católicos y que el papa Francisco se pronunció en contra de esta práctica, Duterte está convencido de que es la única manera en la que se pueden erradicar los problemas de drogas en su país.

Pero el presidente filipino no se ha caracterizado precisamente por seguir doctrinas de ningún tipo ni por acatar los lineamientos internacionales en materia de derechos humanos. Por ejemplo, en marzo pasado anunció el retiro de su país de la Corte Penal Internacional por los intentos del tribunal de investigar su cuestionada política de mano dura contra el narcotráfico.

Filipinas abolió la pena de muerte en 2006 en la presidencia de Gloria Macapagal Arroyo, quien desde el pasado 23 de julio se convirtió en la nueva líder de la Cámara de Representantes y una de las principales aliadas de Duterte en el Legislativo filipino.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24