Abusos Iglesia - Chile

La Iglesia chilena pide perdón por "los dolorosos abusos sexuales"

El obispo Santiago Silva, presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, habla junto a su secretario general, el obispo Fernando Ramos, durante una conferencia de prensa en Punta de Tralca, Chile, el 3 de agosto de 2018.
El obispo Santiago Silva, presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, habla junto a su secretario general, el obispo Fernando Ramos, durante una conferencia de prensa en Punta de Tralca, Chile, el 3 de agosto de 2018. Rodrigo Garrido / Reuters

Como resultado de una asamblea extraordinaria, la institución católica del país reconoció haber "fallado" y no haber "reaccionado a tiempo" a los casos de abuso. Por ello declaró varios compromisos a modo de disculpa ante las víctimas.

Anuncios

La Iglesia católica chilena intentó dar este viernes 3 de agosto un paso a favor de las víctimas. Tras la crisis desatada por varios casos de abuso sexual dentro de su estructura, la institución pidió perdón por las faltas de algunos de sus miembros del clero y por su error de no haber atendido las denuncias.

"Queremos reconocer humildemente que hemos fallado a nuestro deber de pastores al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes o religiosos (…) por ello pedimos perdón", expresó mediante un comunicado.

Esta disculpa es el resultado de cinco días de diálogo entre 34 obispos de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh). Reunidos en una asamblea plenaria extraordinaria en la localidad de Punta de Tralca, los clérigos llegaron a una declaración en la que reflejan su análisis sobre esta crisis.

Entre algunas de sus reflexiones, admiten no haber "reaccionado a tiempo ante los dolorosos abusos sexuales, de poder y de autoridad" ya que viéndolo con una mayor perspectiva "algunos de nosotros pudimos ser más activos y atentos al dolor sufrido por las víctimas, familiares y la comunidad eclesial".

Una declaración con varias medidas y compromisos

Con el objetivo de remediar ese dolor, esta declaración dice buscar una justicia y una reparación de las víctimas. Así lo remarcó el presidente de la CECh, Santiago Silva, al anunciar una serie de medidas y compromisos “a corto plazo”, entre los que destaca la publicación de todas las investigaciones canónicas sobre denuncias de abusos sexuales contra menores.

Además de eso, afirmaron que incluirán un anexo a la norma que rige a todas las diócesis de Chile para establecer la "plena voluntad de colaborar" con la Fiscalía en la entrega de antecedentes sobre casos de abusos. Un anexo que se dará a conocer una vez formalicen un acuerdo de colaboración con el Ministerio Público, que precisamente está en plena negociación.

La primera demostración de sus compromisos se dio este mismo viernes, al publicar una lista de 42 sacerdotes y un diácono condenados por la Justicia civil o canónica. Sin embargo, como señaló a France 24 Jaime Coro, diácono y portavoz de la CECh "en ningún caso podemos asegurar que los casos de abuso conocidos públicamente hasta hoy sean los únicos".

Coro: "Han querido dar una garantía a la sociedad"

Algo que destaca en el comunicado de la Conferencia Episcopal chilena es que incita a "la mujer" y a "los laicos y laicas" a participar en las instancias eclesiásticas, en concreto en las que se encargan de tomar decisiones y supervisar el funcionamiento de la Iglesia.

Para Coro, "han querido dar una garantía a la sociedad de que en cada lugar de la Iglesia haya señales suficientes de que en ese lugar hay una manera de recibir denuncias, hay protocolos para el buen trato de las personas y además de que el personal que trabaja allí tiene una formación mínima en la prevención de abusos".

"Tal y como ha pedido el papa (Francisco), quieren trabajar por una Iglesia más cercana y participativa, con Jesús en el centro. Por eso entre los compromisos se ve una manera de cómo ser Iglesia, con una participación crítica y sincera de los laicos para generar un ambiente de que la Iglesia la construimos todos", sentenció el diácono Jaime Coro.

Durante los últimos meses se han dado a conocer decenas de casos de abusos sexuales cometidos por religiosos durante años, mientras otros miembros intentaban encubrirlos. Ante esta crisis, el papa empezó a intervenir en Chile, sobre todo a raíz de la investigación llevada a cabo por el arzobispo Charles Scicluna en el país.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24