Saltar al contenido principal

CEO de CBS sigue de pie pese a acusaciones de acoso, una rareza en la era #MeToo

Anuncios

Nueva York (AFP)

En meses recientes, la mera acusación de conducta sexual impropia ha sido una sentencia a muerte profesional para muchos hombres poderosos. Pero el CEO de CBS, Leslie Moonves, sigue en su puesto tras los alegatos de acoso en su contra, una rareza en la era del #MeToo.

Decenas de hombres de poder -en la política o la farándula- cayeron de su pedestal tras la seguidilla de revelaciones que siguió al caso Weinstein, causante de todo un terremoto en Estados Unidos y más allá.

Para algunos la suerte les cambió en cuestión de minutos, como al fiscal del Estado de Nueva York, Eric Schneiderman, quien dimitió a inicios de mayo poco después de la publicación de un artículo donde lo acusan de violencia contra cuatro mujeres.

Pero más de una semana después de que seis mujeres lo acusaron públicamente de acoso sexual en la revista The New Yorker, Leslie Moonves sigue al frente del grupo televisivo CBS.

Su segunda esposa Julie Chen, ancla de CBS, lo respalda y varias ejecutivas de la empresa lo han defendido públicamente.

La corporación televisiva perdió 2.000 millones de dólares en valor de mercado tras la publicación del artículo en The New Yorker, y la junta contrató abogados para investigar, pero el ejecutivo de 68 años no ha sido ni siquiera suspendido.

Incluso fue implícitamente confirmado en su cargo el lunes por el consejo administrativo, a la espera del fin de la investigación.

"Es muy sorprendente que la junta, dado el nivel de detalle y de verificación (en el artículo), no haya al menos suspendido a Moonves temporalmente", dijo Rich Greenfield, un analista de medios de BTIG, en el programa online Cheddar.

Para Jeffrey Sonnenfeld, profesor de negocios en Yale, la lentitud en la reacción se debe a la composición de la junta -donde la edad promedio es 74 años- y no a un cambio cultural que sugeriría que el fervor revolucionario de #MeToo estaría cediendo espacio ante una respuesta más moderada a los señalamientos de acoso sexual.

Sobre todo, el meollo del asunto estaría en la batalla legal que enfrenta a la familia Redstone, que cuenta con el 80% de los votos de CBS, con la junta dirigida por Moonves por el control sobre una fusión con Viacom, que el CEO rechaza y Shari Redstone aprueba.

"Creen que muestran valentía al cerrar filas, pero de hecho revelan cobardía, si no es que un apoyo como de secta, a una persona sobre los intereses de los accionistas", dijo Sonnenfeld a la AFP.

A diferencia de otros casos similares, las reacciones públicas han sido limitadas.

Hay una relativa calma en las redes sociales y los anunciantes siguen como si nada.

La mayoría de los hombres señalados por #MeToo eran muy conocidos por el público: presentadores, actores o figuras políticas, por lo que sus casos tomaron un impulso instantáneo.

El viernes, una petición lanzada para pedir la partida de Moonves reunió rápidamente más de 10.000 firmas, pero el movimiento no logra crecer.

"Moonves es un CEO famoso, muy bien conocido por los inversionistas, pero si le preguntan a cualquiera en la calle, pienso que la gente se quedará en blanco", afirmó Matt Ragas, experto en relaciones públicas de la universidad DePaul de Chicago.

- "Situación inestable" -

Moonves expresó la semana pasada "arrepentimiento" por haber hecho avances sobre las mujeres "hace varias décadas", pero negó haberlas acosado sexualmente.

La abogada Lisa Bloom dijo que sospecha que las conclusiones de la investigación no serán una amenaza para el ejecutivo.

"Son el tipo de firmas con las que peleamos diariamente defendiendo a víctimas de acoso. Atacan a las víctimas y defienden a los criminales y la inacción de las empresas", tuiteó.

Hasta ahora, los inversionistas han apoyado a Moonves, que convirtió a CBS en líder de audiencia en la última década.

Pero su posición se desmorona progresivamente y el CEO podría ser el primero de la era #MeToo en caer, no por su junta directiva o la presión del público, sino por los mercados.

La acción en bolsa del grupo cayó tras la revelación de las acusaciones y no se recuperó a pesar de la publicación el jueves de resultados trimestrales relucientes.

Para Sonnenfeld algo está claro: la "situación actual (de Moonves) es inestable".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.