Saltar al contenido principal

Obispos brasileños piden oír las orientaciones del papa sobre la pena de muerte

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

Los obispos brasileños llamaron a los católicos a reflexionar en las orientaciones "claras" del papa Francisco contra la pena de muerte, en un país cada vez más tentado por respuestas expeditivas a la ola de violencia.

El papa anunció la semana pasada una modificación del catecismo, que declara "inadmisible" la pena de muerte y se compromete a luchar por su abolición en todo el mundo.

La Confederación Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) consideró que ese posicionamiento tiene una implicación directa en las cuestiones que agitan al país con más católicos del mundo, a dos meses de unas polarizadas elecciones presidenciales y legislativas.

"En el debate político sobre la adopción de la pena de muerte, los católicos reciben ahora una orientación clara y justa", afirmó el secretario general de la CNBB, Leonardo Steiner, en un mail enviado este lunes a la AFP.

"La pena de muerte no es una solución para los problemas sociales, económicos y políticos que vivimos", subrayó.

La abolición de la pena de muerte es una cláusula pétrea (inmodificable) de la Constitución de 1988, aunque sigue contemplada para casos de deserción en situaciones de guerra.

Pero el tema gana fuerza entre una población exasperada por el auge de la violencia, que se cobra unas 60.000 muertes por año.

Una encuesta Datafolha de enero pasado reveló que el apoyo a la pena de muerte creció en Brasil, de 47% en 2008 a 57% en 2018.

Las encuestas anuncian, por su lado, la presencia en la segunda vuelta del diputado de extremaderecha Jair Bolsonaro, un excapitan del Ejército que defiende la legalización del porte de armas, justifica la tortura durante la dictadura militar (1964-85) y promete retirar a Brasil de organismos internacionales de derechos humanos.

El candidato defendió en el pasado la pena de muerte, pero actualmente ya no abandera esa posición.

Brasil abolió la pena de muerte tras la proclamación de la República en 1889.

La dictadura volvió a contemplarla para asesinatos con motivaciones políticas, pero ninguno de los más de 400 muertos y desaparecidos políticos de ese entonces fue ejecutado con juicio previo, según el informe de la Comisión Nacional de la Verdad.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.