Irán - sanciones EE.UU.

El presidente iraní reaccionó a la nueva ofensiva de Donald Trump

Un hombre pasa frente a un mural anti-EE. UU.  en Teherán, Irán, 13 de octubre de 2017.
Un hombre pasa frente a un mural anti-EE. UU. en Teherán, Irán, 13 de octubre de 2017. Nazanin Tabatabaee Yazdi / Reuters - TIMA

Hasan Rohaní calificó de “absurdas” unas eventuales negociaciones con Estados Unidos en plena reactivación de sanciones por parte de ese país. El doble juego de Washington no convence al mandatario, quien resaltó la desconfianza que se instauró.

Anuncios

Unos largos años fueron necesarios para su negociación. En julio de 2015, Irán firmó finalmente un ambicioso acuerdo con la Unión Europa, Francia, Reino Unido, Alemania China, Rusia y Estados Unidos. Un “plan de acción” que buscaba esencialmente el cese de la nuclearización con fines militares del país persa y un levantamiento progresivo de las sanciones.

Sin embargo, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca supuso un regreso a la tradicional línea dura de EE. UU. frente a Irán, en un posicionamiento histórico favorable a Israel y Arabia Saudita, los enemigos regionales de Teherán.

De manera previsible, Washington se retiró del acuerdo el pasado 8 de mayo y este 7 de agosto marcará la reanudación de las sanciones estadounidenses hacia Irán, que incluyen bloqueos sobre transacciones financieras y la importación de materias primarias.  Un duro golpe para la economía iraní que ya se había deteriorado sustancialmente en los últimos meses. Una coyuntura que agudiza la tensión social.

La postura de Donald Trump ya generó desconfianza en el Gobierno iraní

Para justificar su decisión, Donald Trump puso en duda el cumplimiento del acuerdo por parte de Irán, a pesar de que el Organismo Internacional de Energía Atómica haya comprobado lo contrario en su último informe.

En este contexto, Trump dijo estar “abierto” a una nueva negociación para un “acuerdo más global que se enfocaría sobre el conjunto de sus acciones nefastas”, comunicó el empresario, “incluyendo a su programa balístico y su apoyo al terrorismo”, resaltó en referencia al respaldo iraní a Bashar al-Asad en Siria y su supuesta acción en Yemen.

“Si usted es un enemigo que apuñala a alguien con un cuchillo y que luego quiere negociar, pues la primera cosa que hay que hacer es sacar el cuchillo”, respondió Hasan Rohaní a Estados Unidos. El mandatario jugó todo su capital político a favor del acuerdo y hoy paga la media vuelta estadounidense con la pérdida de respaldos claves por el agudizamiento de la crisis económica y el creciente aislamiento internacional.

Una presión cada vez más aguda sobre la economía de Irán

“¿Cómo pueden demostrar que son dignos de confianza?”, se preguntó Rohaní, quien aseguró también que su país “siempre le hizo buena acogida a las negociaciones”.

Irán le apuesta ahora a las otras partes del acuerdo que a una potencial inversión de la situación con Washington. Es en este sentido que la Unión Europea (UE) lanzó este lunes 6 de agosto su “ley de bloqueo” para tratar de eludir las sanciones estadounidenses.

"La extraterritorialidad de las sanciones estadounidenses es ilegal según el derecho internacional, ya que busca dictar la decisión de los operadores económicos europeos no sujetos a la ley estadounidense", explicó un alto funcionario de la UE a la agencia AFP.

Sin embargo, las empresas del viejo continente presentes en Irán enfrentan y seguirán enfrentando una difícil situación. Estado Unidos está comprobando que tiene la capacidad de sofocar a Irán y que ellos deciden cómo modular la presión sobre el país a favor de sus intereses en la región, con o sin el respaldo de sus aliados.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24