Saltar al contenido principal

Georgia conmemora el 10º aniversario de su "guerra relámpago" con Rusia

Anuncios

Tiflis (AFP)

Georgia conmemoraba este miércoles el décimo aniversario de la "guerra relámpago" con Rusia que llevó al reconocimiento de dos territorios separatistas bajo dominación rusa, denunciado por los occidentales como una "ocupación".

Banderas georgianas, con las cinco cruces rojas sobre un fondo blanco, ondeaban a media asta delante de los edificios gubernamentales en homenaje a las víctimas de esta guerra, que provocó 800 muertos, 1.700 heridos y 120.000 desplazados.

El presidente georgiano, Giorgi Margvelashvili, hizo esta mañana una entrega de flores en la capital Tiflis para homenajear a los soldados fallecidos ante el ejército ruso en esta república del Cáucaso.

"Mientras que recordamos hoy la guerra, vemos que no falta mucho para la reunificación de nuestro país", aseguró.

Margvelashvili debía pronunciar por la tarde un discurso ante las tropas de la base militar de Senaki, destruida y saqueada por las fuerzas rusas durante la guerra, calificada por Tiflis como "una agresión" y una "ocupación" rusa.

Rusia y Georgia estuvieron confrontadas durante años por la voluntad de esta antigua república soviética de entrar en la OTAN y la Unión Europea, unos objetivos vistos por Moscú como una vulneración de su zona de influencia.

Durante el verano de 2008, estas tensiones desembocaron en una guerra relámpago. Entonces, el ejército ruso intervino después de que las fuerzas georgianas iniciaran una sangrienta operación militar en Osetia del Sur, un territorio separatista prorruso.

En sólo cinco días, las fuerzas de Moscú derrotaron al ejército georgiano y amenazaron con tomar la capital Tiflis.

Tras las gestiones diplomáticas del presidente francés Nicolas Sarkozy, firmaron un acuerdo de paz que permitió la retirada de las tropas rusas. Pero Moscú sigue reconociendo la independencia de las regiones separatistas de Osetia del Sur y de Abjasia, donde mantiene un importante despliegue militar.

Osetia del Sur y Abjasia, que representan el 20% del territorio georgiano, ya habían proclamado su independencia y la habían defendido en una guerra con Tiflis a principios de los noventa.

- Apoyo de Washington -

El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, que en 2008 ejercía como presidente, defendió el martes que el reconocimiento de Moscú de estos territorios fue "la única medida posible" para "mantener la paz y la estabilidad en el sur del Cáucaso", durante una entrevista con el diario ruso Kommersant.

Pero las potencias occidentales denunciaron lo que Georgia califica de "ocupación" rusa de Osetia del Sur y de Abjasia.

Durante una conversación telefónica con el presidente georgiano, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, recordó que "los Estados Unidos nunca aceptarán la ocupación de estos territorios georgianos", según un comunicado de Tiflis.

Washington también confirmó "su apoyo profundo a la soberanía y a la integridad territorial de Georgia" y prometió ayudar al gobierno georgiano "ante los desafíos que afronta este país diez años después de la agresión militar rusa".

El martes, la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini también lamentó "la presencia militar rusa en Abjasia y Osetia del Sur" y la calificó de "violación del derecho internacional".

En la misma dirección, la diplomacia francesa condenó el lunes la "inaceptable" militarización de estos dos territorios separatistas.

El conflicto entre Rusia y Georgia se trata de "una lucha bicentenaria (de Georgia) por su libertad contra el imperialismo ruso", aseguró Margvelashvili durante una entrevista con la AFP la semana pasada.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.