Saltar al contenido principal

Inflación de Brasil refluye en julio a 0,33%, después de escalada de junio

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

La inflación en Brasil refluyó fuertemente a 0,33% en julio respecto a junio, cuando se había disparado a 1,26% debido a una huelga de camioneros que paralizó al país, informó el miércoles el instituto oficial de estadisticas IBGE.

La expectativa promedio de 37 analistas consultados por el diario Valor era de una caída algo mayor, a 0,27%.

En comparación con el mes de julio de 2017, el aumento de precios (índice IPCA) fue de 0,24%.

Las principales descompresiones mensuales se dieron en los precios de alimentos y bebidas, que cayeron 0,12% en julio, después de haber subido 2,03% en junio. Los que más subieron fueron los de vivienda, 1,54%, aunque de todos modos bastante menos que en junio, cuando habían aumentado 2,48%.

En los primeros siete meses del año, el aumento de precios fue de 2,94%, frente a 1,43% en el mismo periodo del año pasado. En el acumulado de doce meses hasta julio de este año la subida fue de 4,48%.

El índice inflacionario de Brasil se desaceleró rápidamente en los últimos dos años, pasando de 10,67% en 2015 a 6,29% en 2016 y a 2,95% en 2017, en un contexto de recesión económica o de débil crecimiento.

En junio de este año, dio un salto mensual de 1,26%, como reflejo de la huelga de camioneros que a fines de mayo había paralizado durante unos diez días a la mayor economía latinoamericana.

Pero aun así, el IPCA evoluciona dentro de las metas del Banco Central de Brasil (BCB), de un aumento de precios de 4,5% este año con un margen de tolerancia de 1,5 puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo.

La expectativa del mercado es de un aumento de precios de 4,11% en 2018 y de 4,10% en 2019.

El Comité del Política Monetaria (Copom) del BCB mantuvo en su reunión del 1 de agosto su tasa de interés en 6,5%, su mínimo histórico, alegando que "los datos recientes corroboran la visión de que los efectos [de la huelga de camioneros] deben ser temporarios".

El Copom enfatizó en cambio que "la continuidad del proceso de reformas y ajustes necesarios a la economía brasileña es esencial para el mantenimiento de la inflación baja a medio y largo plazo".

Una precisión relacionada con las incertidumbres de las elecciones presidenciales de octubre, en las cuales ningún candidato promercado despunta hasta ahora con fuerza.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.