Saltar al contenido principal

A algunos niños migrantes les cuesta reconocer a sus padres

Migrantes centroamericanos viajan en caravana hacia una reunión de asesoramiento legal en Tijuana, estado de Baja California, México, el 28 de abril de 2018.
Migrantes centroamericanos viajan en caravana hacia una reunión de asesoramiento legal en Tijuana, estado de Baja California, México, el 28 de abril de 2018. Guillermo Arias / AFP

Padres migrantes aseguran que sus hijos no los reconocen tras la reunificación. Algo, que, según los expertos, es normal dado el alto nivel de estrés al que han sido sometidos desde que salieron de su país.

Anuncios

Los problemas a los que las familias separadas tienen que enfrentarse no terminan con su reunificación. Así lo han manifestado algunos de los padres y madres que han podido reencontrarse con sus hijos.

Mirce Alba López ha sido una de las mamás que vivió un duro encuentro con su pequeño de 3 años hace pocos días: “no me reconoció. Mi alegría se convirtió temporalmente en tristeza”, contaba esta madre al periódico ‘The New York Times’. Tampoco tuvo mejor suerte la mamá de Darly, quien al ir a buscarla tuvo que ver cómo su pequeña lloraba y llamaba a gritos a la trabajadora social que había cuidado de ella las últimas semanas. Esta niña de tres años iba sola al baño antes de ser separada de su progenitora, ahora ha vuelto a utilizar pañales.

“Es posible que olviden a sus padres. Depende por supuesto de la edad y el tiempo que estuvieron separados, pero sí es posible porque los niños pueden estar traumados y tan en ‘shock’ con la situación que no pueden expresar ningún tipo de emoción, están como disociados”, explicó a France 24 la psicóloga clínica Doctora Karen Caraballo.

Otras madres han asegurado que sus hijos no les han vuelto a llamar por esa palabra: “mamá”. Y es que las consecuencias de la llamada “tolerancia cero” a la inmigración de Donald Trump son mayores de las que a simple vista se conocen.

"Lo principal es darse cuenta de que los niños están muy traumatizados por la separación y por las condiciones a las que estuvieron sometidos en centros de detención", explicó ante los medios de comunicación la doctora Elizabeth Barnet, profesora asistente de pediatría de la Universidad de California. "Los niños sienten felicidad, pero también mucha confusión e ira", añadió.

De los 2.500 niños que fueron separados de sus padres a principios de mayo, 410 continúan bajo custodia del Gobierno a la espera de reunirse con sus padres. El objetivo de la Administración ahora es localizar lo antes posible a los progenitores, que ya han sido liberados o deportados a su país de origen, para evitar mayores consecuencias en los pequeños.

“Lo que pueden esperar los padres de sus hijos en las familias que han sido separadas es que van a estar en 'shock', van a estar probablemente más callados, van a llorar, es posible que estén irritables, es posible que no puedan expresar sus sentimientos, es posible que tengan altos niveles de ansiedad, que orinen las camas, que tengan pesadillas, que tengan poca concentración”, advierte la Doctora Caraballo.

Es primordial que los padres "se enfoquen en reconectar con los niños"

El Gobierno estadounidense no ha presentado de momento un plan claro para reunir a las familias que todavía siguen separadas. La información y ayuda llega sobre todo de la mano de organizaciones sin ánimo de lucro y voluntarios. Algunas de estas organizaciones se han ofrecido para ayudar a los pequeños y minimizar así el impacto psicológico que esta experiencia pueda provocarles en el futuro.

Pero no son los únicos que necesitan ayuda, “las mamás no deben enfocarse solo en lo que le pasó a su hijo, sino también enfocarse en ellas mismas. Tienen que saber que a ellas también les pasó algo, y ellas también puede que necesiten ayuda y van a necesitar tiempo para procesar esto”.

Es importante identificar el problema y pedir ayuda, tanto para los niños, como para sus padres, ya que la situación de estrés, “desgraciadamente”, no termina cuando salen del centro de detención o tras volver a reunirse. Por eso, es primordial, que los padres "se enfoquen en reconectar con los niños, muy importante. Y al mismo tiempo, sean consciente de cuáles son las necesidades de cada niño en particular”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.