Espionaje - Reino Unido

Caso Skripal: EE. UU. acusa a Rusia e impone sanciones

El exespía ruso Sergei Skripal fue encontrado inconsciente el 4 de marzo en el Reino Unido después de haber sido aparentemente envenenado por un agente nervioso.
El exespía ruso Sergei Skripal fue encontrado inconsciente el 4 de marzo en el Reino Unido después de haber sido aparentemente envenenado por un agente nervioso. Adrian Dennis, AFP

Washington anunció este miércoles su intención de imponer nuevas sanciones económicas a Moscú, tras determinar su participación en el ataque en Reino Unido con Novitchok al exagente Sergei Skripal.

Anuncios

Estados Unidos estableció que Rusia es el responsable del ataque con Novichok a
exagente doble Sergei Skripal y su hija, y decidió imponer sanciones contra ese país por su papel en este caso, anunció el miércoles 8 de agosto el Departamento de Estado. Si el Congreso no se opone, estas sanciones entrarán en vigencia alrededor del 22 de agosto, precisó.

"Estados Unidos comprobó (...) que el Gobierno de la Federación de Rusia utilizó armas químicas o biológicas en violación del derecho internacional, o usó armas letales químicas o biológicas en contra de sus propios ciudadanos", afirmó Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado.

Sergei Skripal, un exespía ruso que vive en Inglaterra, fue víctima de un envenenamiento en marzo pasado, al igual que su hija, Youlia, en una ciudad del sur del país. Ambos se salvaron tras semanas de hospitalización.

La economía rusa blanco de las sanciones

El ataque, que fue atribuido por los servicios de inteligencia británicos a Rusia, causó otras dos víctimas, hospitalizadas desde el pasado 30 de junio luego de haber estado en contacto con Novitchok. Dawn Sturgess, una mujer de 44 años, no sobrevivió mientras que Charlie Rowley, su compañero de 45 años, se recuperó.

Desde marzo, en respaldo a los británicos, Washington expulsó a 60 diplomáticos rusos acusados de ser "espías". Medida a la cual Rusia respondió en las mismas proporciones. Las nuevas sanciones propuestas, restringirían la exportación de ciertos productos tecnológicos, como dispositivos electrónicos, y podrían costar "cientos de millones de dólares" a la economía rusa, dijo un alto funcionario estadounidense que solicitó anonimato.

Rusia tendrá entonces 90 días para declarar que ya no usa armas químicas o biológicas, comprometerse a no seguir haciéndolo en el futuro y permitir inspecciones para asegurar su eliminación, agregó.

En caso de no cumplimiento de estos requisitos, habrá una segunda ola de sanciones "draconianas", dijo el funcionario estadounidense, señalando que podrían llegar a prohibir a las aerolíneas rusas en Estados Unidos o incluso suspender las relaciones diplomáticas entre los dos países.

Con AFP

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24