Saltar al contenido principal

El Senado argentino rechaza el proyecto para despenalizar el aborto

Manifestantes en contra del aborto protestaban mientras el Senado decidía sobre la interrupción del embarazo.
Manifestantes en contra del aborto protestaban mientras el Senado decidía sobre la interrupción del embarazo. Agustín Marcarian / Reuters

La cámara alta del Congreso no aprobó la norma que buscaba permitir el aborto libre y gratuito durante las primeras 14 semanas. La opinión pública se había mostrado dividida en los últimos días en torno al tema.

ANUNCIOS

Conforme avanzaba la noche en Buenos Aires, se mostraba más difícil que el esperado 8 de agosto pasara a la historia como el día en que Argentina despenalizaría el aborto. “No será este año”, decía pasada la medianoche la expresidenta Cristina Fernández, ahora senadora.

Fue una jornada maratónica que terminó con 31 votos a favor, 38 en contra y solo dos abstenciones, de un total de 72 escaños. La sala alta del Congreso rechazó así el proyecto de ley aprobado el 14 de junio por la Cámara de Diputados.

Las cuentas no salían desde un comienzo para los defensores de la norma. Ante tal impedimento, parecía que su estrategia era recurrir a las ausencias para alcanzar la luz verde.

“Yo no estoy a favor del aborto, estoy a favor de la legalización del aborto. No es un juego de palabras, es una postura política e ideológica”, expresó la senadora Norma Durando. “Sería dejar la vida de un ser humano, el ser humano no nacido, a merced de la voluntad inapelable de otro ser humano”, afirmó Inés Brizuela, también senadora.

El choque de opiniones no fue solo en el hemiciclo. Manifestantes en contra y a favor de la despenalización del aborto protestaron en las inmediaciones del recinto, reflejo de la situación del país en las últimas semanas.

Lo que buscaba el proyecto de ley era permitir un aborto libre y gratuito durante las 14 primeras semanas de gestación en el sistema sanitario público. Es un paso que va más allá de la normativa actual, que solo legaliza esta operación en caso de peligro de vida para la madre o violación.

El médico obstetra Mario Sebastiani afirmó en una conversación con FRANCE 24 que, bajo estas condiciones, mueren al año “entre 30 y 60 mujeres”, derivado de las complicaciones del aborto.

América Latina y la despenalización total del aborto

Solo hay dos países que, en su totalidad, permiten la interrupción voluntaria del embarazo. Son Cuba y Uruguay. En la primera nación, es legal antes de las 10 semanas y, en el segundo territorio, está permitido antes de las 12 primeras semanas. Caso aparte es Ciudad de México, en donde es despenalizado el aborto también en los tres primeros meses.

En el resto de América Latina, se permite esta medida en algún supuesto, como ocurre en Argentina. En esta nación suramericana hay luz verde para el aborto cuando esté en riesgo la salud de la madre o haya violación. Así ocurre también en Bolivia, Brasil, Chile, Colombia y Panamá.

En general, contando alguno de esos dos supuestos, la interrupción del embarazo es legal además en Costa Rica, Ecuador, Guatemala, todo el territorio de México, Paraguay, Perú y Venezuela.

Brasil, Chile, Colombia y Panamá también consienten el aborto cuando hay inviabilidad del feto. De otra parte, el incesto es razón para esta intervención en Bolivia y Colombia.

El aborto es ilegal en cualquier circunstancia en El Salvador, Honduras, Nicaragua, Surinam, Haití y República Dominicana.

Con EFE y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.