Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

AQUÍ AMÉRICA

Cuatro años sin respuestas de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa

Saber más

REPORTEROS

Catatumbo, los condenados de la coca

Saber más

LA ENTREVISTA

Denis Mukwege: “nuestra lucha tiene que ver con la conquista de la libertad”

Saber más

LA ENTREVISTA

Emmanuel Macron tacha de "muy grave" la desaparición de Jamal Khashoggi

Saber más

ECONOMIA

Economía china aún no siente el efecto de la guerra comercial

Saber más

EE. UU. y Canadá

Supremacistas blancos y opositores salen a las calles en el aniversario de Charlottesville

© Lucas Jackson / Reuters | Manifestantes en el primer aniversario de las protestas de Charlottesville, en Washington, DC., el 12 de agosto de 2018.

Texto por Alan Austria

Última modificación : 13/08/2018

El 12 de agosto de 2017 centenares de neonazis tomaron las calles de Charlottesville, Virginia, en una jornada que dejo tres personas fallecidas; hoy, esos mismos grupos llegaron a la capital del país.

Los grupos de supremacistas blancos que aterrorizaron a la población de Estados Unidos hace un año durante una marcha celebrada en Charlottesville, en el estado de Virginia, protagonizan una nueva protesta en la capital estadounidense.

Una coalición de decenas de organizaciones está presente para oponerse a estos grupos. De acuerdo a su manifiesto, los responsables de la contraprotesta buscarán mantener una separación "de lugar o de tiempo" con los extremistas.

Cientos de agentes de Policía mantuvieron un perímetro de seguridad alrededor del centro de la ciudad durante todo el día. El tránsito vehicular estaba excluido un área de más de 15 calles, mientras que a los peatones se les permitía el acceso en dos puntos de control donde los oficiales examinaban las bolsas para encontrar armas.

También en el centro de Charlottesville hay una enorme presencia policial para mantener a ambos lados separados y evitar las peleas callejeras que estallaron el año pasado en este lugar.

Las protestas de 2017 se convirtieron en un símbolo de la tensión racial estadounidense, cuando los supremacistas blancos marcharon por la ciudad protestando por la retirada de una estatua de Robert E. Lee, general a favor de la esclavitud durante la guerra civil.

Después de exhibir durante horas símbolos fascistas el 12 de agosto de 2017, un manifestante neonazi atropelló con su vehículo a una multitud que participaba en una contramarcha, acto que acabó con la vida de una mujer, Heather Heyer, e hirió a otras 19 personas.

Una vez conocidos los hechos, el presidente Donald Trump, responsabilizó de la violencia tanto a ambos grupos y aseguró que había gente "muy buena" entre los supremacistas. lo que desencadenó numerosas críticas a su administración.

El 11 de agosto de este año, Trump condenó en Twitter "todo tipo de racismo" e instó a los estadounidenses a unirse "como nación".

Con Efe y Reuters

Primera modificación : 13/08/2018