Saltar al contenido principal

Cristina Fernández negó los cargos por soborno y calificó el proceso como una "persecución"

La expresidenta argentina, Cristina Fernández, acudió a la sede de los tribunales el lunes 13 de agosto de 2018 para declarar en torno a los casos de soborno que ocurrieron durante 2003 y 2015.
La expresidenta argentina, Cristina Fernández, acudió a la sede de los tribunales el lunes 13 de agosto de 2018 para declarar en torno a los casos de soborno que ocurrieron durante 2003 y 2015. Agustin Marcarian / Reuters

Además, la expresidenta argentina pidió la nulidad del caso y apartar al juez y al fiscal encargados del caso sobre la presunta red de sobornos que involucra a varios exfuncionarios del kirchnerismo.

Anuncios

Durante su comparecencia ante la Justicia este 13 de agosto, la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, acusó al Gobierno de Mauricio Macri de tener una "persecución" judicial en su contra y se desligó de las acusaciones en la supuesta trama de corrupción que involucraría a varios empresarios y exfuncionarios de los dos gobiernos kirchneristas.

La exjefa de Estado acudió a la sede de los tribunales de Comodoro Py, en Buenos Aires, sin la presencia de sus seguidores a quienes les solicitó que no la acompañasen durante la cita.

A pesar de estar presente y cara a cara con el juez que lleva el caso, Claudio Bonadio, la ahora senadora por el partido Unidad Ciudadana presentó sus argumentos por escrito en tres documentos. En los textos establece sus argumentos de defensa en relación a los cargos señalados.

Cristina Fernández acudió en el marco de las investigaciones que se adelantan por una presunta red de sobornos en la cual decenas de empresarios habrían otorgado dinero a integrantes del poder Ejecutivo entre los años 2003 y 2015, lapso en el cual tanto Néstor Kirchner como Cristina Fernández estuvieron al frente de la Presidencia del país.

Fernández, quien arribó 20 minutos antes a la citación, calificó la acusación en su contra como un "disparate", al tiempo que señaló que es víctima de una maniobra persecutoria por parte de los integrantes de la actual administración.

"Pareciera ser que además de desempeñarme como jefa del Poder Ejecutivo por el voto popular durante ocho años, habría tenido el tiempo suficiente para liderar todos los emprendimientos criminales de los que ahora se me acusa", expuso la exmandataria en el escrito presentado.

Cristina Fernández: “Claudio Bonadio, juez enemigo”

Durante el escrito, la expresidenta dirigió palabras en contra del juez que lleva el caso, Claudio Bonadio, a quien calificó como un "juez enemigo". Por esta situación recusó tanto la actuación del juez como del fiscal que lleva el caso, Carlos Stornelli.

"Resulta inconcebible que Bonadio, colocándose nuevamente el traje de juez enemigo, me fabrique una nueva causa en la que se me imputa otra vez la conducta de asociación ilícita por la que se me persigue en otros procesos”, expresó Fernández.

Esta no es la primera causa por la cual la expresidenta ha sido llamada a la justicia. Su enemistad con el juez Bonadio se estableció desde el pasado año cuando el magistrado le procesó por otros delitos y hasta llegó a solicitar su detención.

La comparecencia de Fernández ante la justicia argentina se produce dos días antes de conocerse la resolución que le permitiría al juez y al fiscal allanar la oficina y la residencia de la exmandataria debido a que se encuentra amparada por el fuero al ser senadora.

Fernández responsabilizó a Macri de una “persecución judicial”

Otra personalidad que fue señalada por Cristina Fernández de Kirchner durante la presentación del escrito fue el actual presidente de Argentina, Mauricio Macri a quién acusó de estar detrás de una “maniobra persecutoria”.

"A partir de la asunción del Ing. Mauricio Macri como Presidente de la Nación he sido sometida a una múltiple persecución judicial, sólo comparable a aquella que se llevó a cabo en tiempos en que se encontraba suspendida la vigencia de la Constitución Nacional", refirió Fernández en su escrito.

Por otro lado, rechazó que sus hijos Máximo y Florencia Kirchner hayan sido imputados como una herramienta para que “la maniobra persecutoria fuese eficaz y rinda sus frutos ante la opinión pública”.

“Si existe un propósito auténtico por saber lo que ha ocurrido con la obra pública en nuestro país, la investigación debe alcanzar hasta el presente (...) en definitiva, lo que pretendo como cualquier ciudadano es que se lleve a cabo una investigación judicial seria, objetiva e imparcial", finalizó la exmandataria.

La investigación por parte del fiscal Carlos Stornelli se inició luego de conocerse la presencia de unos cuadernos o libretas donde el chofer de uno de los empresarios, hoy acusado, llevaba las anotaciones sobre los montos entregados y las personas que recibieron altas sumas de dinero.

Por esta situación, el empresario Angelo Calcaterra, primo del presidente Macri, debió acudir a la justicia y ante un tribunal federal declaró haber entregado sumas millonarias a exfuncionarios de la administración anterior.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.