Saltar al contenido principal

Condena a Monsanto en Estados Unidos reabre el debate sobre la prohibición del glifosato

Botellas de herbicida Roundup, de Monsanto, a la venta en una tienda en Glendale, California, el 19 de junio de 2018.
Botellas de herbicida Roundup, de Monsanto, a la venta en una tienda en Glendale, California, el 19 de junio de 2018. Robyn Beck / AFP

Monsanto recibió una dura condena por no haber informado sobre el peligro del Roundup. Es la primera vez que un tribunal considera que el herbicida afectó “considerablemente” la enfermedad de un demandante. ¿Qué sigue?

Anuncios

Una primicia que podría ser histórica. El viernes 10 de agosto, el jurado de un tribunal de San Francisco consideró que Monsanto, filial del grupo multinacional Bayer, actuó de “mala fe” y que su herbicida Roundup, al igual que su versión profesional RangerPro, afectaron “considerablemente” la enfermedad de Dewayne Johnson, el demandante del caso, quien padece un cáncer en fase terminal tras haber fumigado con el herbicida Roundup durante varios años.

Por consiguiente, el gigante de la agroquímica norteamericana fue condenado a indemnizar al jardinero norteamericano por una suma de 289,2 millones de dólares: 250 millones por los daños punitivos y 39,2 millones de intereses compensatorios. Entre 2012 y 2014, Dewayne Johnson fumigó los terrenos escolares de una pequeña ciudad de California, al oeste de los Estados Unidos, con Roundup, cuyo principio activo es el glifosato, un fumigante tan eficaz como controversial, al igual que con RangerPro.

 
Tras la decisión del jurado, Monsanto decidió inmediatamente apelar; defendiendo la calidad de su producto insignia: “la decisión de hoy no cambia el hecho de que 800 estudios científicos al igual que las conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), de los institutos nacionales para la salud y de otras autoridades de regulación a nivel mundial sostienen que el glifosato no causa cáncer y que no causó el cáncer del señor Johnson”.

Los demandantes contra Monsanto podrían ser cientos

El grupo Bayer corre un gran riesgo: esta sentencia podría sentar un precedente y los demandantes detrás de Dewayne Johnson podrían ser una legión, al igual que las indemnizaciones correspondientes que conllevan. Según un recuento de CNN “más de 800 pacientes llevaron a Monsanto a las cortes en 2017, afirmando haber sufrido un cáncer a causa del Roundup. Desde entonces, cientos de otros demandantes –enfermos de cáncer, sus cónyuges o herederos– también han perseguido a Monsanto por razones similares”.

Actualmente, cerca de 5.000 procesos semejantes a los de Dewayne Johnson están siendo examinados en Estados Unidos, estima Reuters.

El 11 de agosto, al día siguiente de la decisión del jurado, Bayer realizó declaraciones que no parecían tener la intención de detener la producción de glifosato, un agente activo que ha causado controversia desde hace años. “Basándose en pruebas científicas, evaluaciones reglamentarias a nivel mundial y decenas de experiencias prácticas sobre el uso del glifosato, Bayer estima que el glifosato es seguro y no es cancerígeno”, afirmó un portavoz de la empresa alemana.

California, siendo uno de los estados norteamericanos más implicado en la protección del medio ambiente, no estuvo de acuerdo con esta conclusión, al igual que la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien considera que este agente activo es “probablemente cancerígeno para los humanos”.

Las preocupaciones alrededor del glifosato han dado lugar a la apertura de múltiples investigaciones en Estados Unidos e iniciaron también un debate entre expertos en Europa, tras conclusiones contradictorias. Pero a pesar de estas dudas, los países de la Unión Europea votaron, por muy poco, en noviembre de 2017 a favor de la renovación por cinco años de la licencia de este herbicida, considerado peligroso por los defensores del medio ambiente. El glifosato es también ampliamente utilizado en el sector agrícola: actualmente, representa el 25% del mercado mundial de los herbicidas.

Otros casos en el mundo contra Monsanto

 
Nicolas Hulot: una decisión “providencial”

La condena a Monsanto también fue noticia en Francia este fin de semana, donde Nicolas Hulot,  ministro de Transición Ecológica y Solidaria de Francia, declaró a la revista ‘Libération’ que “es el comienzo del fin de la arrogancia, de la suficiencia de esta maldita pareja Monsanto-Bayer”. “Esta decisión confirma lo que tantos han alertado sobre el peligro del glifosato desde hace varios años”, afirma el ministro francés de la Transición ecológica, quien habla de una decisión de justicia “providencial”.

Nicolas Hulot también estima que esta decisión “sirve para corregir la indiferencia de los políticos, que se ha dado desde hace décadas, en cuanto a esta compañía”, sin considerar contradictorio el compromiso europeo de Francia, tomado a finales de 2017, de renovar por cinco años la licencia del glifosato. “Me habría gustado que Europa se limitara a tres años, lo cual me parece una fecha límite racional”, precisa, antes de recordar que “el glifosato es la molécula más empleada en agricultura”: “Siempre es posible causar revuelo diciendo que debe ser prohibido mañana en la mañana, pero esto no es realista”.

Para Laurent Pinatel, portavoz de la Confederación Campesina, la decisión tomada contra Monsanto es “la prueba de que es necesario renunciar a los pesticidas”. Pero para asegurarlo, el portavoz del tercer sindicato agrícola francés quisiera que el Gobierno acompañe “con políticas públicas la transición de una agricultura hoy en día con ayudas químicas hacia una agricultura (…) en la que se dejen de utilizar productos que están matando a los campesinos y campesinas”.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.