Saltar al contenido principal

El terremoto en Indonesia amenaza la industria turística en Lombok

Anuncios

Senggigi (Indonesia) (AFP)

Dos intensos terremotos en una semana, con un balance de 450 muertos, provocaron un éxodo de turistas de la isla indonesia de Lombok, reputada por sus playas paradisíacas pero que ahora ve amenazada su industria turística.

El nuevo balance, transmitido este lunes por las autoridades locales, se eleva a 436 muertos. Los equipos de rescate, por su parte, siguen buscando nuevos cuerpos entre los escombros.

Los dos terremotos, además de un centenar de réplicas de menor intensidad, sacudieron esta isla indonesia en tan solo una semana, lo que destruyó o dañó decenas de miles de edificios en plena temporada turística.

Miles de visitantes extranjeros huyeron horrorizados de las Islas Gili, una destinación muy popular en las costas del norte de Lombok.

El aeropuerto internacional de Lombok se vio invadido de turistas que intentaban marcharse lo más pronto posible, mientras que el distrito de Senggigi, el principal barrio turístico en el oeste de la isla, quedó desértico.

Alfan Hasandi se pregunta si podrá reanudar la actividad con su pequeña agencia turística en la isla de Gili Air, cuyo edificio quedó destruido tras los terremotos.

"Confiamos en reconstruirla, pero de momento es imposible ya que la gente aún está traumatizada. Nuestros edificios quedaron completamente destruidos. No tenemos dinero para la reconstrucción, necesitamos ayuda", explicó a la AFP Hassandi, que solía tener unos ingresos diarios de cinco millones de rupias (341 dólares) durante la campaña turística.

Los indonesios, acostumbrados a las erupciones volcánicas y los terremotos, ya supieron en el pasado levantarse después de catástrofes naturales más importantes.

No obstante, los dos intensos terremotos que devastaron Lombok el 29 de julio y el 5 de agosto se produjeron en un momento de gran crecimiento de la industria turística en Indonesia.

Conocida como "la isla de las 1.000 mezquitas", Lombok, de mayoría musulmana como el conjunto de este archipiélago del Sudeste Asiático, es menos conocida que su vecina Bali, de mayoría hindú y que contribuye de manera muy notable en los ingresos procedentes del turismo, un sector que aporta anualmente a Indonesia 19.360 millones de dólares.

Sin embargo, el presidente indonesio, Joko Widodo, calificó recientemente a Lombok como una de las "10 nuevas Bali" que el gobierno quiere convertir en una destinación turística de masas, especialmente para el turismo "halal", interesado en el respeto de las prácticas musulmanas.

- "Un golpe temporal" -

En circunstancias normales, el distrito de Senggigi estaría en esta época del año invadido por turistas. Pero en estos momentos, las embarcaciones en las playas principales se encuentran vacías y numerosos hoteles y restaurantes quedaron dañados durante las recientes catástrofes.

"No sabemos si podremos volver a abrir en septiembre", explica a la AFP Susi Hayati, gerente del restaurante Asmara.

Para recuperar el número de reservas, podrán necesitarse varios meses, asegura inquieto Ketut Jaya, que gestiona el hotel Holiday Resort Lombok. Sólo 19 de las 189 habitaciones de este establecimiento estaban ocupadas el pasado fin de semana.

Las daños materiales por los dos seísmos tendrán un coste de más de 2 billones de rupias (139 millones de dólares), según las previsiones del gobierno.

Los expertos consideran, sin embargo, que el turismo en Lombok debería recuperarse durante los próximos meses.

Los seísmos en Lombok representarán sólo un "golpe temporal" para el sector, considera Asnawi Bahar, director de la Asociación indonesia de agencias de viajes.

El sector turístico en Indonesia ya demostró una gran capacidad de resistencia en el pasado cuando se confrontó a crisis mayores, como el tsunami de 2004 en Aceh, que provocó 170.000 muertos, o los atentados en 2002 en Bali, en los que fallecieron 202 personas, la mayoría de ellas turistas extranjeros.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.