Abusos de menores

Estados Unidos: un niño de Nuevo México habría muerto en ritual, según fiscal

Un complejo rural de Nuevo México donde 11 niños fueron puestos bajo custodia de protección por su propia salud y seguridad después de un ataque de las autoridades, Amalia, Nuevo México, EE.UU., el 6 de agosto de 2018.
Un complejo rural de Nuevo México donde 11 niños fueron puestos bajo custodia de protección por su propia salud y seguridad después de un ataque de las autoridades, Amalia, Nuevo México, EE.UU., el 6 de agosto de 2018. Oficina del Alguacil del Condado de Taos / Folleto a través de REUTERS

Los restos de un niño de tres años fueron encontrados en el complejo de donde fueron liberados otros 11 menores el pasado 3 de agosto.

Anuncios

En un ritual para “expulsar los espíritus demoníacos” habría muerto un menor de edad, según información otorgada por los niños liberados a los investigadores.

Hace 10 días, 11 niños fueron encontrados desnutridos en una redada de un sórdido sitio en un área desértica de Nuevo México.

El fiscal dijo, ante una audiencia, que cinco adultos fueron arrestados por cargos de abuso sobre 11 menores que estaban siendo entrenados para usar armas y defender el complejo encontrado en una redada del FBI.

Según el magistrado los niños eran entrenados para tiroteos en escuelas

Los adultos eran los mismos padres de los niños. Y según el fiscal de distrito, los niños además eran entrenados para cometer tiroteos en escuelas públicas.

La búsqueda de un menor desaparecido llevó a los investigadores a encontrar el complejo de alrededor de cuatro hectáreas a las afueras del pueblo de Amalia, cerca de la frontera entre Nuevo México y Colorado.

La escena que encontraron las autoridades no pudo ser más sórdida: en un complejo lleno de basura vivían cerca de una docena de niños desnutridos y vestidos con trapos. Abdul Ghani, de tres años, habría sido enterrado tres días antes en el sitio.

Esperaban que Abdul Ghani resucitara para dejarles saber qué instituciones gubernamentales atacar

Las autoridades ya se habían encontrado con uno de los sospechosos, Ibn Wahhaj, y siete de los niños en diciembre pasado, cuando encontraron armas en su vehículo, dijo el fiscal del condado de Taos, John Lovelace.

En ese momento Wahhaj dijo a la policía que estaba en una excursión rumbo a Nuevo México y que trabajaba para una empresa de seguridad.

El menor encontrado muerto, Abdul Ghani Wahhaj, habría sido víctima de “un ritual religioso” que buscaba “expulsar los espíritus demoniacos.”

Para su familia el menor volvería como un “mártir” para identificar objetivos “corruptos” a atacar, agregaron los fiscales en la audiencia del lunes.

“Esperaban que Abdul Ghani resucitara para dejarles saber qué instituciones gubernamentales debían atacar”, dijo el fiscal del condado de Taos, John Lovelace.

Bajo fianza, los sospechosos podrían esperar el juicio en libertad

La jueza distrital estatal, Sarah Backus, estableció una fianza de 20.000 dólares para los cinco de los sospechosos, que podrían salir de detención a la espera del juicio.

Si pagan el monto establecido, los dos hombres y las tres mujeres tendrían que llevar tobillera electrónica, encontrarse con sus abogados semanalmente, no beber alcohol ni poseer armas de fuego, mientras esperan en libertad el momento del juicio.

Con Reuters y AP

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24