Saltar al contenido principal

Un exaspirante presidencial surcoreano es absuelto en caso de agresión sexual

Anuncios

Seúl (AFP)

Un exaspirante a la presidencia de Corea del Sur, que renunció a su carrera tras ser acusado de agresión sexual por su secretaria, fue absuelto este martes por un tribunal de Seúl.

Ahn Hee-jung, quien el año pasado quedó segundo en la carrera por la investidura como candidato del Partido Demócrata para la elección presidencial, por detrás del que sería vencedor de la contienda, Moon Jae-in, es la personalidad más importante de Corea del Sur que se ha visto arrastrada por la campaña mundial #MeToo.

Una de sus secretarias, Kim Ji-eun, lo había acusado de violarla en cuatro ocasiones desde que la contrató, en junio de 2017.

Un tribual del oeste de Seúl halló a Ahn no culpable de agresión sexual, de relaciones sexuales por abusos de autoridad y de otras acusaciones en su contra.

El tribunal vio "pocas pruebas" de que Ahn usara su autoridad para forzar a Kim a mantener relaciones sexuales y señaló que las evidencias presentadas por la acusación eran "insuficientes para demostrar que la libertad sexual de Kim fuera violada contra su voluntad".

"También hay muchas cosas cuestionables e incomprensibles en el testimonio de la víctima", añade la sentencia.

"Lo siento y estoy muy avergonzado", declaró Ahn al salir de la corte.

"Decepcioné a mucha gente. Haré todo lo posible por renacer", añadió Ahn, quien renunció en marzo de su puesto de gobernador de la provincia de Chungcheong Sur y anunció su retirada de la vida pública.

La investigación se abrió después de que Kim, quien dijo haber sido incapaz de oponer resistencia a su jefe debido a su posición jerárquica, denunciara lo ocurrido en la televisión.

Ahn, de 53 años, pidió entonces perdón, pero afirmó que las relaciones eran consentidas.

Este caso supuso una espectacular caída para Ahn, quien gozaba de gran popularidad entre la juventud de izquierda gracias a su imagen de honestidad.

A pesar del desarrollo tecnológico y económico, Corea del Sur sigue siendo una sociedad muy patriarcal y el sistema judicial, dominado por los hombres, es acusado a menudo de pronunciar veredictos favorables a los hombres en los casos de abusos sexuales.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.