Nuevo intento de diálogo entre gobierno y oposición en Honduras mediado por la ONU

Anuncios

Tegucigalpa (AFP)

La oposición y el gobierno de Honduras reanudaron este martes los esfuerzos para establecer un diálogo con mediación de la ONU para superar la crisis política generada por las denuncias de fraude en las elecciones de noviembre.

Con la participación del representante de Naciones Unidas en Honduras, Igor Garafulic, delegados del gobierno y tres fuerzas políticas instalaron la reunión en la que pretenden definir una agenda.

Participaron representantes del presidente Juan Orlando Hernández y el oficialista Partido Nacional (PN derecha), de quien fuera candidato de la izquierdista Alianza de Oposición Contra la Dictadura, Salvador Nasralla, y el exaspirante del Partido Liberal (PL, derecha), Luis Zelaya.

El coordinador de la alianza izquierdista, el derrocado expresidente Manuel Zelaya, se pronunció en contra del diálogo en una rueda de prensa.

Entre los temas de la agenda resaltan los orígenes de la crisis política y las reformas electorales que permitan prevenir futuros conflictos.

Nasralla y Manuel Zelaya habían exigido al gobierno emitir un decreto para garantizar que los acuerdos que surjan del diálogo sean vinculantes, algo que Hernández hizo el lunes con el fin de "consolidar la familia hondureña".

Manuel Zealya criticó el decreto, al asegurar que "no es vinculante porque no menciona ni asume ningún compromiso el Congreso Nacional, único poder del Estado facultado para aprobar leyes con carácter obligatorio".

Asimismo, exigió "al dictador que usurpa las funciones de presidente que renuncie de inmediato y convoque a elecciones libres y transparentes".

La crisis estalló después de las elecciones del 26 de noviembre cuando simpatizantes de la alianza, encabezados por Nasralla y Manuel Zelaya, bloquearan las calles en diferentes regiones del país reclamando la victoria en las urnas y acusando a Hernández de fraude.

Desde entonces, la oposición se niega a reconocer a Hernández como presidente.

Sin embargo, la alianza se resquebrajó cuando Nasralla se apartó de Manuel Zelaya y ha solicitado al tribunal electoral la inscripción de su propio partido, Salvador de Honduras, cuyo proceso de registro está en marcha.