Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ESCALA EN PARÍS

Luis Alberto Albán: "hay mucho incumplimiento del acuerdo de paz en Colombia"

Saber más

EN FOCO

En Estados Unidos, los "pobres que trabajan" se encuentran sin hogar

Saber más

EN FOCO

Kenia: ¿renta universal para contribuir al desarrollo?

Saber más

ECONOMIA

FMI destaca avances en las conversaciones con Argentina para nuevo acuerdo

Saber más

EN FOCO

Egipto: una ley contra la cibercriminalidad acusada de violar las libertades

Saber más

REPORTEROS

Un reportaje gran formato realizado por un equipo de grandes reporteros de la cadena con el objetivo de abordar un problema en profundidad o de repasar un hecho destacado de la actualidad. No se lo pierda todos los sábados a las 19:40 (hora Bogotá - Lima - Quito).

Última modificación : 17/08/2018

Super Mama Djombo, la banda sonora de Guinea-Bisáu

Guinea-Bisáu, un pequeño país del África Occidental, es ante todo conocido por los numerosos golpes de estado que han marcado su historia. Pero al final de la independencia, en 1974, el país produjo una banda de culto: el Super Mama Djombo. Con sus canciones comprometidas, la formación realizó muchas giras internacionales. Nuestros reporteros Sarah Sacko y Nicolas Germain han seguido el rastro de los cuatro miembros principales.

En la década de 1970, el Super Mama Djombo se convirtió en un grupo de culto en Guinea-Bisáu, un pequeño país en el oeste de África atrapado entre Guinea y Senegal. Durante más de una década, la banda hizo bailar a la nación en grandes conciertos gratuitos que ofrecieron en todo el país. Los jóvenes miembros de la banda personificaron las esperanzas de la generación posterior a la independencia.

Con sus letras anticolonialistas, Super Mama Djombo se convirtió en la banda sonora de la Fiesta Africana por la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC). Su líder, Amilcar Cabral, era conocido como el 'Che' Guevara africano, murió en 1973 a manos de excompañeros de armas.

En 1974 su hermano Luis Cabral se convirtió en el primer presidente de la joven nación. Poco a poco el grupo se convirtió en la banda musical oficial del naciente Gobierno y a menudo jugaba un destacado papel en los discursos públicos de Luis Cabral.

Pero su proximidad al nuevo poder no impidió que Super Mama Djombo cantase las primeras desilusiones del país. Algunas piezas denuncian la corrupción y la pobreza en Guinea-Bisáu.

40 años después, "Dissan Na Mbera" sigue siendo relevante

Después de haber experimentado su momento de gloria, el grupo se disuelve en la década de 1980, como un eco de la situación del país, que solo ha empeorado entre la guerra civil y los golpes de Estado. Guinea-Bisáu se convirtió en el centro del tráfico de drogas en la región. Zé Manel, uno de los miembros fundadores de Super Mama Djombo, prefirió ir al exilio durante veinte años. "Antes era mejor, había un orgullo, un estado", dice la baterista con amargura. "Hoy volamos, hacemos lo que queremos ... ¡Aquí hay más bandidos que personas serias!".

También para Miguelinho Nsimba los buenos tiempos han quedado atrás. El guitarrista, otro pilar del grupo, paga el precio del mal Gobierno del país. Enfermo, ahora vive con su numerosa familia en una casa modesta. "Ni siquiera puedo pagar una tableta de Aspirina para sobrevivir, tengo que jugar en los bares durante dos noches a la semana de 9 p.m. a 2 a.m., ganamos el equivalente a 20, 30 euros … es increíble, ¿no?" - se lamenta - "hemos luchado para que el país avance, para que la vida mejore ... pero no me arrepiento".

Aunque el icónico grupo se disolvió, los miembros que permanecieron en Bisáu se mantuvieron en contacto. De vez en cuando se unen a otros músicos para tocar los viejos éxitos. Hace unos años, incluso se fueron de gira por Islandia.

Una noche, mientras el sol se pone en la capital, se reúnen para cantar su título más famoso, "Dissan Na Mbera" ("Déjame caminar tranquilo"). La canción denuncia a los vehículos del gobierno que conducen demasiado rápido y ponen en peligro a la gente común que camina al borde de la carretera. Se escribió poco después de la independencia para denunciar los primeros signos de corrupción. Cuatro décadas después, su letra relata la realidad actual.

Por Sarah Sacko , Nicolas Germain

Archivo

18/09/2018 Reporteros

La apuesta científica del régimen de Kim Jong-un

Mientras Corea del Norte celebra su 70 aniversario, France 24 le trae un informe único desde el interior de la nación más secreta del mundo. En un movimiento extremadamente raro,...

Saber más

11/09/2018 Reporteros

México y ''la ley del silencio'' sobre los desaparecidos

Desde 2006, cuando el Ejército mexicano comenzó a intervenir en la guerra contra el narcotráfico, decenas de miles de personas han desaparecido. ¿Han sido asesinados, vendidos a...

Saber más

13/07/2018 Reporteros

Dentro del bastión rebelde de Masaya en Nicaragua

Cientos de personas han muerto en la ola de disturbios, sin precedentes, que barre a Nicaragua en los últimos meses. A mediados de abril, los planes para la reforma de la...

Saber más

09/08/2018 Reporteros

Zimbabue enfrenta su sangriento legado

Después de tres décadas de silencio, la gente en Zimbabue finalmente habla sobre la brutal guerra civil que siguió a la independencia. Ya no es tabú mencionar las masacres...

Saber más