Atentados en Cataluña

España 17-A: un año de los atentados en Barcelona y Cambrils

Políticos locales como el presidente del parlamento catalán, Roger Torrent; el presidente regional catalán, Quim Torra y la alcaldesa de Barcelona Ada Colau caminan antes de colocar flores en memoria de las víctimas de los dos ataques islamistas en la capital catalana y la ciudad costera de Cambrils que causaron la muerte de 16 personas. Imagen en Las Ramblas, centro de Barcelona, España, 17 de agosto de 2018.
Políticos locales como el presidente del parlamento catalán, Roger Torrent; el presidente regional catalán, Quim Torra y la alcaldesa de Barcelona Ada Colau caminan antes de colocar flores en memoria de las víctimas de los dos ataques islamistas en la capital catalana y la ciudad costera de Cambrils que causaron la muerte de 16 personas. Imagen en Las Ramblas, centro de Barcelona, España, 17 de agosto de 2018. Albert Salame / Reuters

Este 17 de agosto se cumple un año de los ataques yihadistas que afectaron a Cataluña, con 16 muertos y más de cien heridos. Un aniversario que reunió a las principales autoridades, bajo el lema “BCN, ciudad de paz”, con el trasfondo soberanista.

Anuncios

A las 16:50 (hora local), del 17 de agosto de hace un año, una camioneta paralizó la vida peatonal y veraniega de la calle más conocida de Barcelona, La Rambla, al atropellar a decenas de personas y convertir en víctimas mortales a otras 14. Horas más tarde, esta misma agresión se imitó en la población de Cambrils, elevando la cifra de muertos a 16.

Un año después de estos dos ataques en la región de Cataluña, atribuidos a una cédula yihadista, tanto las principales autoridades como la ciudadanía y los familiares homenajearon con flores aquel recuerdo.

Mientras los allegados de las víctimas hicieron una ofrenda floral ante uno de los mosaicos de La Rambla, donde se adentró el vehículo, los dirigentes españoles y catalanes se concentraron en la plaza principal de la ciudad, bajo el lema “Barcelona, ciudad de paz”, en un evento organizado por la alcaldía.

Entre ellos asistieron el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez; el presidente regional de Cataluña, Quim Torra; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y el Rey del país, Felipe VI.

Momentos antes, desde la sede del Gobierno regional, el mismo Torra rememoró que, “a primera hora de la tarde, Barcelona vivía el horror de un atropellamiento masivo en La Rambla”. “Un horror que en la madrugada se repetía en la población de Cambrils (…). La tristeza, el dolor y el miedo, en pleno mes de agosto, se extendió por toda Cataluña”, expresó el ‘president’, quien agradeció también la labor de los cuerpos de seguridad y los servicios de emergencia de ese entonces.

Unos atentados convertidos en disputa

Pese a que un día antes la alcaldesa de Barcelona instó a que en el acto del primer aniversario las víctimas fueran "las únicas protagonistas", no fue del todo así. La disputa entre España y Cataluña sobre la independencia de esta comunidad se coló en el ambiente de lágrimas, en el coro presente y en una lectura de poemas en los diferentes idiomas de los fallecidos.

Albert Salame / Reuters

Y es que un año después de los atentados, aún existe la acusación entre los cuerpos policiales nacionales y regionales sobre quien tiene más culpa de lo ocurrido: si los Mossos d'Esquadra (la policía catalana) al ignorar una supuesta información de la CIA que advertía meses antes del ataque, o si el Centro Nacional de Inteligencia por no investigar a uno de los responsables.

En esa línea, desde Bélgica, el exmandatario catalán, Carles Puigdemont, aprovechó para exigir al Estado español "claridad". "Es muy grave que un año después todavía no se haya podido esclarecer en sede parlamentaria, no haya habido la mínima decencia respecto a las víctimas por parte del Parlamento español de iniciar la comisión de investigación sobre los vínculos del CNI con el imán de Ripoll (uno de los involucrados)".

En un tono más moderado, el mandatario Quim Torra pidió tener información, "porque entendemos que la democracia es transparencia, es obligado que la ciudadanía conozca todo lo que pasó (...) porque los Mossos todavía no tienen acceso a Interpol, o por qué los 800 millones de euros de despliegue no han llegado a Cataluña".

De este modo, la investigación inconclusa sobre lo sucedido se usó en los actos de homenaje para gritar a favor y en contra de la presencia del Rey español, para reclamar que los discursos fueran en castellano o en catalán, y expresar las posiciones sobre la independencia. Un tema que el presidente Pedro Sánchez intentó rebajar con un mensaje de "unión de toda la sociedad española".

Sin embargo, en medio, las víctimas piden dejar el foco soberanista y ser atendidas para no sentirse solas. "Varias víctimas sienten abandono" de las administraciones, relataba a El Periódico una testigo de La Rambla.

Informe desde Barcelona: Barcelona y Cambrils recuerdan a las víctimas del 17-A

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24